La AIReF prevé una caída del PIB de hasta el 12,4% en 2020 y un déficit de hasta el 14,4%

0
57

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé una caída del PIB este año de entre el 10,1% y el 12,4% en función de la duración de la epidemia y de un posible rebrote, con una caída del empleo equivalente a tiempo completo de entre el 10,7% y el 12,8% y un déficit público que podría alcanzar el 14,4%.

No obstante, para 2021 augura un crecimiento de entre el 5,2% y el 5,8%, si bien espera una recuperación «incompleta y moderada» por la persistencia de las medidas de distanciamiento social, por la elevada participación en la estructura productiva de las actividades con mayor interacción social, la temporalidad del empleo y una demografía empresarial con una mayor participación de pymes «más vulnerables» a las dificultades de financiación.

Así se desprende del Informe sobre la Ejecución Presupuestaria, Deuda Pública y regla de gasto 2020, donde se recuerda que la AIReF tiene mandato de informar, antes del 15 de julio, sobre el cumplimiento de los objetivos de estabilidad, deuda y regla de gasto del ejercicio en curso, aunque este año los objetivos para 2020 se han visto «superados por la crisis, lo que ha imposibilitado que pueda informar sobre su cumplimiento», desplazando el foco del análisis desde el cálculo de probabilidades de cumplimiento hacia la evaluación de las previsiones de déficit y deuda.

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, ha explicado que existe incertidumbre económica persistente e incertidumbre del marco fiscal por indefinición del marco presupuestario y por unos objetivos fiscales desactualizados.

Esto, según ha resaltado Herrero, imposibilita a la AIReF informar sobre el cumplimiento de objetivos fiscales, por lo que han tenido que adaptar su análisis a la ausencia de un marco fiscal definido.

Según los escenarios, la AIReF prevé una caída del PIB del 10,1% este año en el primero de los casos y del 10,7% en el empleo equivalente a tiempo completo, elevándose el déficit al 11,9% y la ratio de deuda sobre PIB al 117,6%. En 2021, con este escenario, el PIB crecería un 5,2% y el empleo un 4,2%.

Bajo el escenario 2, la AIReF contempla que se produce una evolución más adversa de la epidemia y una menor capacidad de recuperación, pero el coronavirus tiene un rebrote estacional que obliga a confinar a la población un mes adicional en otoño y se considera que la mayor duración conlleva mayores dificultades financieras de empresas y hogares y un menor crecimiento del comercio mundial.

En este escenario, prevé una caída de la economía del 12,4% este año y del empleo del 12,8%, al tiempo que el déficit subiría al 14,4% y la deuda pública, al 123,2% del PIB. Para 2021 estima que con el escenario 2 habría un crecimiento económico del 5,8% y del empleo del 4,6%.

En materia presupuestaria, el organismo prevé un déficit de las Administraciones Públicas para 2020 del 11,9%, que podría alcanzar el 14,4% en el segundo escenario. Respecto al informe anterior, la AIReF ha incrementado su estimación de déficit en un 1% en el primer escenario y un 0,6% en el segundo escenario por las nuevas medidas «esencialmente».

En concreto, apunta que la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, la extensión de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo y la extensión y reformulación de las prestaciones para autónomos suponen un incremento del déficit del 0,8% y del 0,7% del PIB respecto a la previsión anterior, en total suponen un incremento de entre 4,1 y 4,9 puntos del PIB.

La presidenta de la AIReF ha anunciado que en el próximo observatorio de deuda se realizará un ejercicio de simulación de sendas deudas con distintas estrategias de consolidación fiscal, incorporando la interacción que hay entre consolidación fiscal y crecimiento.

Por otro lado, ha puesto en valor que las afiliaciones a la Seguridad Social han mejorado «de manera notable» tras el deterioro de la segunda quincena de marzo y ha resaltado que ha descendido el número de empleados en ERTE.

De hecho, ha apostillado que el 9 de julio habían vuelto ya a su puesto de trabajo el 60% de trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo.

La directora de la División de Análisis Económico de la AIReF, Esther Gordo, ha indicado que «lo peor ha pasado ya para el empleo» y que no hay duda de que la economía se está reactivando y a un ritmo «relativamente rápido».

No obstante, ha afirmado que la recuperación será desigual y que todavía queda mucho por recorrer. Respecto a la prórroga de los ERTEs hasta septiembre, ha afirmado que es un elemento positivo, «porque permite acompasar el crecimiento del empleo a la recuperación de la actividad».

Sobre los ERTEs ha subrayado que hay «evidencias empíricas» de que estos están funcionando como «un potente estabilizador» y que sin esta herramienta, habría muchas personas esperando que su prestación por desempleo se acabase. «Creo que los ERTEs son especialmente idóneos para una crisis como la actual», ha añadido, tras decir que su naturaleza es transitoria y que no hay evidencia del impacto en el medio y largo plazo, aunque en el corto plazo «están teniendo un impacto muy favorable».

Respecto a su extensión más allá de septiembre, Gordo cree que es difícil decir hasta cuándo, porque hay actividades donde la recuperación está siendo lenta y que mientras siga el Covid tienen difícil recuperar sus niveles normales de actividad.

No obstante, ha apuntado que el país sigue inmerso en una situación extraordinaria y que la política económica debe hacer todo lo posible para garantizar que los daños no sean permanentes, «y eso entraña que las empresas que son solventes lo sigan siendo con medidas de apoyo a la liquidez y desde luego hay que sostener las rentas de las familias para garantizar la demanda suficiente de la economía».

En cuanto a los ingresos, estima que se situarán en 2020 en el 40,3% del PIB en ambos escenarios, por debajo del 41,2% previsto en el Programa de Estabilidad. Las diferencias se producen en todas las principales figuras impositivas, ya que mientras el Gobierno estima un 23,5% de impuestos, la AIReF lo sitúa entre el 22,3% y el 22,1% en cada escenario.

Por impuestos, dice que con el nuevo escenario macroeconómico y los datos conocidos hasta la fecha, en el IRPF se ha suavizado la caída respecto a la actualización del programa de estabilidad sin llegar a la cifra del Gobierno y que el IVA, Impuestos Especiales e Impuesto de Sociedades se ha actualizado a la baja, aunque de manera asimétrica entre escenarios.

La AIReF dice que la distribución del impacto de la crisis por subsectores se ha modificado sustancialmente desde el anterior informe. La Administración Central ha asumido parte del deterioro de otros subsectores mediante transferencias. De hecho, ha recordado que el Gobierno ha transferido 15.700 millones a los Fondos de la Seguridad Social y ha aprobado el Fondo no Reembolsable para comunidades autónomas por importe de 16.000 millones.

Así, augura un incremento déficit del Estado de entre el 3,2% y el 2,7%, hasta alcanzar el 7,7% en el primer escenario y el 8,3% en el segundo; las CCAA de entre el 0,4% y el 0,9%; la Seguridad Social entre el 3,9% y el 5,1% y las corporaciones locales de dos décimas a lo sumo.

Por último, la presidenta de la AIReF ha recomendado al Gobierno que clarifique «cuanto antes» el marco fiscal aplicable a todas las Administraciones Públicas y, sobre todo, de cara a la elaboración del Plan Presupuestario y los presupuestos de cada administración. Además, pide que se establezca una estrategia fiscal nacional a medio plazo que sirva de orientación fiscal y garantice de manera «realista» la sostenibilidad financiera de las Administraciones.