La AIReF propone aumentar el gasto en becas universitarias y adelantar su pago al principio del curso

0
16

JUAN CARLOS MARTÍNEZ / VÍDEO: AIREF

  • El gasto en becas universitarias debería incrementarse en un 16%.
  • También aboga por un aumento en las ayudas a la investigación.
  • La AIReF ya analizó el gasto farmacéutico y sugirió cambios en el copago.
  • También consideró «cuestionables» y «deficientes» las políticas de empleo.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha propuesto este jueves en sendos informes el aumento del gasto en España tanto en becas universitarias como en ayudas a la investigación (I+D+i). Señala que las primeras son vitales para fomentar la igualdad de oportunidades y que las segundas necesitan integrarse mejor con el sector privado.

Los dos estudios forman parte del proceso de revisión del gasto (spending review) que la autoridad ha venido haciendo en los últimos meses. Ya ha presentado en las últimas semanas estudios sobre gasto farmacéutico y políticas de empleo. Ahora ha tocado el turno a las becas universitarias y las ayudas a la investigación.

Tan solo en el curso 2016-2017, el Estado gasto 816 millones de euros en becas universitarias, casi una cuarta parte del presupuesto total del Ministerio de Educación. Se calcula que unos 300.000 estudiantes, un 22% de los universitarios, recibieron la beca del Ministerio. La AIReF aclara que solo ha estudiando la parte estatal, sin haber entrado en el estudio de las ayudas universitarias autonómicas, que representan cerca de un 10% de las becas del Ministerio.

Este sistema contribuye a fomentar la igualdad de oportunidades, puesto que ese 22% de los universitarios no podrían continuar con sus estudios sin ese apoyo y un 70% de ellos tendría que buscarse un trabajo o pedir el dinero para sufragar esos gastos.

Sin embargo, el sistema se ve lastrado por la opacidad en la información y difusión de las becas, y en la insuficiencia del monto económico. La AIReF considera que este gasto debería incrementarse entre un 15% y un 16% para lograr una cobertura óptima de las necesidades de los estudiantes. 

Adelantar el pago

La autoridad también ha señalado que las fechas de concesión y pago de las becas debe cambiar y adelantarse al principio del curso para generar menos incertidumbre y desembolso en los estudiantes.

En el esquema actual, la convocatoria de las becas se abre en agosto y el curso académico inicia a finales de septiembre, con lo que el universitario que ha solicitado la ayuda no sabe aún si se le concederá.

Más del 70% de los becados reciben la ayuda entre enero y mayo, por lo que han tenido que sufragar los gastos ellos mismos durante, en el mejor de los casos, la mitad del curso.

Lo que la AIReF plantea es que la convocatoria se abra en enero y la beca sea preconcedida (en base a los requisitos económicos) como muy tarde a finales de junio, sujeta solo a que el solicitante cumpla con los requisitos académicos y apruebe el curso en junio. Cumplido ello, los universitarios comenzarían en septiembre beca en mano, y no tendrían que adelantar ese dinero de su bolsillo.

Insuficiencia de las becas

De los 816 millones en becas universitarias, unos 122 millones se gastan en becas de residencia, que son concedidas a universitarios que no residen en el domicilio familiar, y el resto son para estudiantes que residen en el hogar.

Cuando la beca se concede a un estudiante que vive en la casa familiar, generalmente es suficiente: sus coste por estudiar ascienden a 3.964 euros durante los 9 meses del curso, mientras que la cuantía de la beca es de 3.920 euros.

Las cosas cambian en las becas de residencia, para quienes viven fuera de casa durante el curso: los gastos son de 6.664, según los cálculos del organismo, mientras que la beca es de 5.420 euros.

Lo que la AIReF propone es que esas becas de residencia se eleven en un 55%, y pasen de los 1.500 euros actuales a 2.700, «de forma que permita cubrir las necesidades de los estudiantes que viven fuera del domicilio familiar». Esa medida tendría un coste de 98 millones de euros.

Actualizar los umbrales

También hacen falta cambios en los umbrales de renta familiar que se toman en cuenta para la concesión de las becas, que no se han actualizado desde 2010.

Además, la AIReF llama la atención en los grandes «escalones» que hay en los criterios para la concesión de becas. Actualmente hay solo tres umbrales, y pasar de uno a otro por una diferencia de un euro puede significar 1.500 euros menos de beca. La agencia se encontró con casios de estudiantes cuya familia había recibido una ayuda social y por ese aumento en la renta se había quedado sin acceder a una beca universitaria.

Otro ejemplo es el caso de los autónomos, que se toma como referencia el volumen de negocio, pero solo la facturación bruta. No se toman en cuenta las pérdidas, lo que conduce a que una familia con necesidad de beca se quede sin ella porque no ha contado el ingreso neto.

Por ello, el estudio sugiere que se estratifique mejor y se introduzcan más umbrales para que la diferencia entre uno y otro no sea tan grande.

Falta de información

La AIReF también encontró deficiencias en la publicidad de las becas, cuya información está diseminada por varios sitios y no llega a todos los potenciales beneficiarios. El 17% de los estudiantes que cumplían con los requisitos una subvención no la solicitaron por falta de información.

Por ello, la autoridad propone la creación de un portal único en el que se encuentre toda la información relativa a las becas universitarias, y se abran unidades centralizadas en las comunidades autónomas para su gestión y trámite.

Estudio de becas universitarias de AIReF de 20minutos