La Cruz Peregrina llegó a la capital dominicana, y los jóvenes la recibieron

    0
    33



    SANTO DOMINGO. La Cruz, representación entre los católicos del Cristo crucificado que carga con las penas de su pueblo, llegó a Santo Domingo, donde cientos de jóvenes le esperaron reverentes en lo que se denominó la Concentración Nacional Juvenil en torno a los Símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud.

    La Cruz Peregrina llegó primero, pero seguida muy de cerca por el icono de la Virgen María. Ambas reliquias del Vaticano visitan por primera vez la República Dominicana, desde que el papa Juan Pablo II entregó la cruz a los jóvenes el 22 de abril de 1984 durante la clausura del año Jubilar, en Roma. La entrega del icono de la Virgen María se produjo el 10 de abril de 2003 por motivo del Día Mundial de la Juventud.

    Panamá, sede de la Jornada Mundial de la Juventud que celebran los católicos cada tres años, cedió los símbolos este año para visitar los pueblos del Caribe y, tras un periplo por México, Cuba y Haití, llegaron al territorio nacional por la frontera en Dajabón el pasado 25 de noviembre.

    Luego de pasar por las 11 diócesis del país, llegaron la mañana de ayer a la Arquidiócesis de Santo Domingo que, bajo la coordinación de la Comisión Nacional de Pastoral Juvenil (CNPJ) de la Conferencia del Episcopado, decidió reunir a sus jóvenes feligreses en el pabellón de Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte para recibirlos en medio de cantos, meditaciones y una eucaristía a cargo de Monseñor Francisco Ozoria, arzobispo Metropolitano de Santo Domingo.

    De la alegría que trae para los católicos la presencia de las reliquias del Vaticano, habló monseñor Ozoria, al recordar que ellas representan al Cristo redentor. “Estos símbolos recuerdan a Juan Pablo II, el papa de los pobres, pero sobre todo, nos recuerdan nuestro encuentro con Jesucristo, de los jóvenes con la iglesia y consigo mismos”.

    Para los jóvenes, la presencia de las reliquias del Vaticano marca el inicio del camino preparatorio para la Jornada Mundial de la Juventud a celebrarse en Panamá en 2019. En ello le insistió el obispo Ozoria al señalarles que el regalo del papa los motiva para que participen en la jornada.

    A su vez, el Papa Francisco también se hizo sentir con una carta en la que motivaba a los jóvenes a abrir sus vidas a Jesús y le pedía orar por él. l



    Source link