R. D.

  • María Horrach colocó sus rizos en el féretro de su hijo.
  • “Para que siga jugando con ellos”, aseguró.
  • Unas dos mil personas asistieron al funeral de Luis Salom el miércoles en Palma.

Unas dos mil personas, entre ellas Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, Marc Márquez y el tenista Rafa Nadal, asistieron este miércoles en la Catedral de Palma al funeral del piloto mallorquín Luis Salom, fallecido el pasado viernes tras una caída en los entrenamientos de Moto2 del GP de Catalunya.

Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar cuando la madre del piloto, María Horrach, pronunció unas palabras al final del oficio religioso: “Esto no es un adiós porque siempre estarás en nuestros corazones”.

María, siempre muy cercana al fallecido Luis en las carreras, no lució en el funeral su habitual melena, ya que decidió cortarse el pelo para colocar sus rizos en el féretro de su hijo, que solía jugar con ellos de pequeño. “Para que así pueda seguir jugando con ellos”, dijo.

Tras el oficio religioso, cientos de seguidores de Luis Salom y aficionados al motociclismo realizaron un recorrido sobre sus motos por el Paseo Marítimo de Palma en señal de duelo.