La mujer muerta en la explosión de Las Palmas había sido apuñalada antes

    0
    14

    EFE

    • Su marido está grave en el hospital; el caso se tramita ya como de violencia machista.
    • 016: teléfono gratuito para víctimas de violencia machista (no deja huella en la factura).

    La mujer cuyo cadáver fue encontrado este viernes por la mañana en la vivienda de Las Palmas de Gran Canaria afectada por una explosión de gas había sido apuñalada con anterioridad, según han confirmado fuentes implicadas en la investigación.

    Las indagaciones que había abierto la Policía sobre ese aparente accidente se están tramitando ya por el protocolo para casos de crímenes machistas y, previsiblemente, el juez de guardia que acudió a levantar el cadáver se inhibirá a favor de uno de los Juzgados de Violencia de Género de la capital grancanaria.

    Las fuentes consultadas han señalado que en la primera inspección del lugar de los hechos ya se apreció que el cuerpo de la fallecida, una mujer de 40 años, tenía heridas de arma blanca.

    No obstante, han precisado que deberá ser la autopsia la que determine si la mujer murió como consecuencia de esas heridas o si todavía estaba viva cuando estalló la casa.

    En el momento de la deflagración, se encontraba con ella su marido, que ha sido hospitalizado con quemaduras graves, de segundo y tercer grado, en el 50% del cuerpo.

    La deflagración se produjo sobre las 10.09 horas en una vivienda de la calle La Felicidad, un empinado pasaje de escaleras situado en el barrio de San Roque.

    El jefe de los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria, José Antonio Nóbrega, ya había adelantado a los periodistas que habían observado indicios claros de que la deflagración se había producido como consecuencia de un escape de gas de una bombona de butano.  Y añadió la siguiente cautela: “Se está investigando si ha sido fortuito o provocado”.

    La investigación abierta sobre estos hechos deberá determinar cuál fue la causa de la muerte de la mujer y si lo ocurrido es o no imputable a su marido, que está hospitalizado.

    Por el momento, sí se ha comprobado que no existe constancia de ninguna denuncia previa de la fallecida por malos tratos o amenazas, según ha indicado un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.