La natación ni previene ni cura la escoliosis, según los expertos

0
5


EUROPA PRESS

  • Sesenta expertos desmitifican que la práctica de este deporte pueda prevenir, detener o curar la enfermedad.

La isla de Lanzarote acoge hasta el 7 de abril el XXIV Congreso de la Sociedad Canaria de Medicina Física y Rehabilitación, un encuentro en el que se intentarán desmitificar creencias como que la natación previene o cura la escoliosis.

Según ha informado la organización, se darán cita unos 60 médicos rehabilitadores de todas las islas con el objetivo de debatir sobre cuestiones que afectan al sector y definir líneas de actuación comunes.

Se abordarán con especial interés dos temas principales: la escoliosis idiopática y las ondas de choque.

La escoliosis idiopática es un complejo proceso de deformación tridimensional de la columna vertebral y el tórax, de origen multifactorial, que aparece en sujetos aparentemente sanos y puede progresar durante los períodos de crecimiento rápido.

Según la edad de aparición y detección de la escoliosis, se clasifica en infantil (antes de los 3 años), juvenil (entre los 4 y 10 años) y adolescente (después de los 10 años). La Escoliosis Idiopática Adolescente afecta al 3% de la población, precisando tratamiento y seguimiento debido a su empeoramiento y progresión.

El presidente del Comité Organizador del Congreso y médico rehabilitador en el Hospital Dr. José Molina Orosa en Lanzarote, Ricardo Díaz Polegre, “se nos presenta el problema de que la escoliosis es una patología que llevan muchos especialistas, llegando a participar hasta cuatro médicos diferentes en el seguimiento de un mismo paciente”.

Antiguas creencias sobre la natación

Uno de los objetivos del congreso es acabar con algunos paradigmas ya asumidos como ciertos en la sociedad sobre el tratamiento para la escoliosis.

“Una de las ideas que tratamos de desterrar en la opinión pública es que la natación tiene la capacidad de prevenir la aparición de una escoliosis, detener su evolución o curarla”, dijo.

El presidente del congreso señaló que la natación “es en general un buen deporte para la espalda, pero sobre la escoliosis no tiene más acción que cualquier otra práctica deportiva”.

Finalmente, ha explicado que el deporte es de gran importancia en niños en edad de crecimiento y adolescentes, por lo que a pesar de tener una escoliosis pueden practicar el que más les guste. “No tiene por qué ser necesariamente la natación ya que no van a haber resultados diferentes a los de practicar cualquier otro deporte”.



Source link