La OEA emplaza al Tribunal Constitucional de Perú a resolver el conflicto entre el Gobierno y el Congreso

0
26

01/10/2019 17:50:00
«Es conveniente que la polarización política que sufre el país la resuelva el pueblo en las urnas», aseguraron desde el organismo.


La Organización de Estados Americanos (OEA) ha emplazado este martes al Tribunal Constitucional de Perú a dirimir el conflicto entre el Gobierno de Martín Vizcarra y el Congreso, de mayoría opositora, en torno a la reforma de la Carta Magna, que ha sumido a la nación andina en una grave crisis política.

La semana pasada, el Congreso tumbó la reforma constitucional y el consecuente adelanto electoral que buscaba el Gobierno, que respondió el lunes con una maniobra política para, al menos, anticipar la cita con las urnas. Así, el primer ministro lanzó una cuestión de confianza, que de ser rechazada habría permitido al Ejecutivo disolver el Parlamento y convocar comicios legislativos.

Los diputados se negaron a debatir y votar la cuestión de confianza y Vizcarra contraatacó cerrando el Congreso y convocando elecciones anticipadas, al interpretar que sus señorías habían retirado la confianza a su Gabinete. El Parlamento tampoco se quedó atrás e incapacitó al presidente por «incapacidad moral», tras lo cual fue sustituido por su vicepresidenta, Mercedes Araoz.

Así las cosas, la Policía y las Fuerzas Armadas han respaldado a Vizcarra, que también ha recibido el apoyo de los gobiernos regionales y de los manifestantes. Por ahora, solo la Defensoría del Pueblo se ha alineado con los diputados.

La OEA se ha pronunciado este martes, argumentando que es «responsabilidad política de la Secretaría General velar por el cumplimiento del ejercicio efectivo de la democracia representativa como la base del Estado de Derecho y los regímenes constitucionales».

«En este caso, considera que compete al Tribunal Constitucional de Perú pronunciarse respecto a la legalidad y legitimidad de las decisiones institucionales adoptadas, así como sobre las diferencias que pudieran existir en la interpretación de la Constitución, conforme a las acciones y planteos que realicen los actores políticos al mismo», ha dicho.

En concreto, ha considerado «un paso constructivo» que «las elecciones hayan sido llamadas conforme a los plazos constitucionales y que la decisión definitiva recaiga sobre el pueblo peruano, en quien radica la soberanía de la nación». «Es conveniente que la polarización política que sufre el país la resuelva el pueblo en las urnas», ha estimado.

Además, ha instado a las partes a «realizar gestos que propicien la calma ante la crisis» para que «la ciudadanía no sea expuesta a hechos de violencia en un marco de conflictividad y fragilidad política observable en los últimos meses a través de distintos puntos de posible escalada de conflictos sectoriales que, si bien son ajenos a la crisis de referencia, podrían complicar la coyuntura».

Por último, el bloque hemisférico se ha declarado «a la disposición de los actores políticos peruanos en caso de que decidan requerir apoyo para soluciones acordes al Estado de Derecho y el orden constitucional del país».