La vivienda en propiedad se come los ahorros de los españoles

0
72

JUAN FERRARI

  • Pese a que los ingresos medios crecieron en 2015, ahorramos menos que en 2014 porque el gasto en el consumo finalista pudo más que el deseo de guardar.
  • Solo los eslovacos superan a los españoles en esta mentalidad de comprar casa.
  • Visualiza y descarga en PDF nuestra guía especial de Ahorro y Jubilación 2016.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) contabilizó que el pasado año los españoles ahorraron un 9,5% de su renta disponible, lo que implica una reducción de dos décimas (0,2%). Sin embargo, esta caída se produce a pesar de que los ingresos aumentaron un 2,3%, ganancia que se comieron los gastos en consumo final, que aumentaron en 2015 un 2,5%.

A pesar de que son los datos oficiales, dicen poco de la mentalidad previsora de los españoles y su consecuencia sobre el ahorro, si los comparamos con los del resto de ciudadanos de la Unión Europea (UE). El Eurostat, la oficina estadística europea, realiza cada dos años la Encuesta de Consumo y Finanzas de los Hogares en la UE (la última se publicó en julio de 2013, con datos de 2011).

En la comparación, se comprueba cómo el español está lejos de la mentalidad media de los europeos, pues dedica buena parte de todo el ahorro que es capaz de generar a lo largo de su vida laboral a la compra de una casa.

En la encuesta de Eurostat, el 82,7% de los hogares españoles dispone de una casa en propiedad, más de 22 puntos por encima de la media comunitaria. Contrasta con datos de Alemania, donde solo el 44,2% de los hogares tiene una casa en propiedad; Austria, un 47,7%, Francia, un 55,3% o Italia, con un 68,7%.

Únicamente los eslovacos superan a los españoles en esta mentalidad de vivienda propia, que poseen el 89,9% de los hogares, y se acercan los eslovenos, pues según el Eurostat posee una vivienda propia el 81,8% de los hogares.

Sin embargo, la vivienda en propiedad no es una costumbre ancestral en España. Como remarca Pilar González de Frutos, la presidente de Unespa, la patronal española del Seguro, “la hemos heredado de nuestros padres, que se decidieron por la compra pues nuestros abuelos vivían mayoritariamente de alquiler, especialmente en los entornos urbanos”.

La dedicación de buena parte de los ingresos a financiar la vivienda coloca, por lógica, a los españoles en la cola de Europa a la hora de contratar activos financieros con los que hacer crecer los ahorros y muy especialmente, en el tipo de activos que contrata.

En España los depósitos son el instrumento más demandado. En un país tan bancarizado como el nuestro, el 98,1% de los hogares cuenta con un depósito al menos, dos puntos por encima de la media europea.

Sin embargo, en el resto de herramientas de ahorro la comparación es odiosa en detrimento de los españoles. Salvo en el caso de las acciones cotizadas (renta variable), presente en el 10,4% de los hogares españoles frente a un 10,1% de la media comunitaria, en el resto de herramientas de ahorro el español está muy por debajo de la cultura y mentalidad de los europeos.

En seguros o fondos de pensiones voluntarios, el 23,6% de los hogares españoles tenía contratado al menos uno, casi diez puntos por debajo de la media, que se sitúa en el 33%. En fondos en mutuas, la media europea está en el 11,4% y España en el 5,6%; en bonos (renta fija) la media europea es del 5,3% y España tiene el 1,4%; y en otro tipo de activos financieros, la media de la UE es del 6% y en España el 1,9%.

Según los datos de Inverco, la patronal de las gestoras de fondos y planes de pensiones, en junio el conjunto de los españoles tenían 1,98 millones de euros en activos financieros y debían 700.000 millones, con un saldo neto de 1,2 billones (108% del PIB). En línea con los datos de Eurostat, el 43,5% del dinero estaba en depósitos.