Laboratorio probó vacuna contra el covid-19 en empleados antes de que se aprobara el testeo en humanos

0
46

16/07/2020 22:00:21
SinoPharm aseguró que sus empleados, incluidos altos directivos, habían recibido dosis de un fármaco experimental como vacuna contra el coronavirus.


El laboratorio chino SinoPharm aseguró, y presumió incluso, que sus empleados, incluidos altos directivos, habían recibido dosis de un fármaco experimental antes incluso de que el gobierno aprobara las pruebas en humanos. En un mensaje en redes sociales, mostrando imágenes de trabajadores, escribieron “Tendiendo la mano para forjar la espada de la victoria”.

La medida ha sido observada con una amplia variedad de posiciones y perspectivas, oscilando desde un sacrificio heroico a una violación de las normas éticas internacionales, pero ciertamente ha dejado a pocas personas indiferentes.

Al respecto Lawrence Gostin, experto en legislación de salud pública en la Universidad de Georgetown afirmó que el «conseguir una vacuna para el covid-19 es el nuevo Santo Grial» y que por lo mismo «La competencia política por ser el primero no es menos significativa que la carrera por llegar a la Luna entre Estados Unidos y Rusia».

De todas maneras la confesión de SinoPharm aludiendo a que 30 «voluntarios especiales» probaron una vacuna antes de que la compañía obtuviera permiso para su estudio inicial en humanos, ha generado múltiples preocupaciones éticas, en tanto que la compañía se ancla en el concepto de «espíritu de sacrificio», el que ha difundido con imágenes que incluyen por ejemplo a siete hombres de terno y corbata, una mezcla de científicos, empresarios y un miembro del Partido Comunista con experiencia en propaganda militar.

Esta no es la primera vez que ocurre una situación como esta, ya que en mayo un científico ruso dijo había señalado a la agencia de noticias RIA Novosti que él y otros investigadores se habían vacunado antes de que se autorizaran los estudios.

En esa ocasión Alexander Gintsburg, del instituto de investigación moscovita Gamaleya, señaló que la medida “Es defensa propia para que podamos seguir trabajando” en una vacuna, y añadió que “Todo el mundo está sano y salvo y animado”.

Pero por su lado, en este caso, la Asociación rusa de Organizaciones de Investigación Clínica condenó la decisión como una “burda violación de las mismas bases de la investigación clínica, la ley rusa y las regulaciones internacionales aceptadas de forma universal”. Aunque un mes más tarde el país euro-asiático inició su primer estudio de vacunas, utilizando el producto de Gamaleya.