Lando Norris da ejemplo y se queda ayudando a sus mecánicos a desmontar el coche tras el GP de Hungría

0
52

Los pilotos suelen ser los primeros en dejar un circuito después de una carrera de Fórmula 1. Después de tres semanas consecutivas, en Hungría había más ganas por dejar el paddock y volver a la comodidad de casa. Sin embargo, uno de los 20 participantes del mundial dejó una imagen que da buena muestra de su calidad humana, más allá de la deportiva.

Lando Norris no tuvo un buen día en el Hungaroring. El McLaren MCL35 no se adaptó bien a las circunstancias de la prueba, y de hecho Carlos Sainz acabó 9º, en parte, gracias a una sanción postrera a Kevin Magnussen. El británico ni eso: fue 13º y en ningún momento tuvo opciones de puntuar, después de un mal arranque.

Con este resultado, después de dos ‘top 5’ (incluido su primer podio en F1) en Austria, Norris estaba como loco por quitarse la ropa de faena, meterse en un avión y regresar a Londres, pero en un alarde de solidaridad con sus mecánicos, se remangó y se puso a ayudarles a desmontar el coche para prepararlo para el viaje de vuelta a Woking.

Si Norris estaba cansado, no menos lo estaban los miembros de McLaren anónimos, que han renunciado a tiempo en casa a cambio de un sueldo notablemente inferior que el de los pilotos y, normalmente, bastante más trabajo.

La imagen, que compartió McLaren en torno a las 11 de la noche, contrasta notablemente con la que compartió Max Verstappen unas horas antes en su avión privado junto a Daniel Ricciardo. «Llevando a mi viejo compañero a casa», escribió con la foto.