Las cuentas de Deportivo, Numancia, Lugo y Albacete para evitar el descenso a Segunda B

0
54

La jornada 42 de LaLiga Smartbank, la Segunda División del fútbol español, determinará aún varias posiciones clave.

La primera, el campeón: Cádiz o Huesca, ambos ascendidos, están separados por dos puntos. Si los andaluces empatan o ganan al Albacete, haga lo que hagan los oscenses ante el Sporting, serán campeones de plata de esta extraña temporada 2019/20.

También queda por determinar un puesto en el ‘playoff’ de ascenso a Primera. Fuenlabrada y Elche deben jugar respectivamente con Deportivo y Oviedo para confirmar las dos plazas que quedan sin asignar.

Estos partidos tienen su importancia porque, además de lo obvio, se cruzan los intereses con varios equipos que se están jugando su vida deportiva. Numancia, Deportivo, Lugo y Albacete no han hecho los deberes a tiempo y llegan a la última jornada de Segunda con serio peligro de descenso.

Los sorianos y los coruñeses arrancarán sus partidos a las 21:00 en puestos de descenso y necesitan ganar como primera y casi única alternativa de salvación. Algo relativamente más sencillo lo tienen lucenses y albaceteños a los que prácticamente con puntuar les valdría. No pueden confiarse, porque las matemáticas no le han dado la permanencia aún.

Lógicamente, en caso de que los cuatro equipos hagan lo mismo en sus respectivos encuentros, Lugo y Albacete se salvarían y Deportivo y Numancia caerían.

El Numancia de Soria es el que más difícil lo tiene. Aún ganando al Tenerife, no depende de sí mismo: si ganan los otros tres, estará descendido. No le vale con igualar el resultado de sus predecesores, sino que debe mejorarlo.

Los de Luis Carrión tienen 47 puntos, uno menos que el Deportivo y dos menos que Lugo y Albacete. Eso implica que deben ganar (no les vale el empate) y que los otros tres no lo hagan. Su única opción es sumar los 3 puntos frente al Tenerife, que no se juega nada, llegar a los 50 y que, al menos, pierdan dos de los otros tres.

Si el Numancia gana al Tenerife, el Deportivo al Fuenlabrada y Albacete y Lugo empatan, igualarán los numantinos con estos dos últimos a esos 50 puntos, pero tienen perdido el golaverage con ambos y descenderían.

Un campeón de LaLiga puede caer a Segunda B por primera vez desde 1947, algo casi inédito en la competición española. Los coruñeses tendrán que medirse a un equipo que también se juega su futuro, como es un Fuenlabrada que, aún perdiendo, puede acabar en ‘playoff‘ si el Elche no gana al Oviedo. El conjunto madrileño será un hueso duro de roer: sólo han caído en un partido tras el confinamiento.

Los de Fernando Vázquez (que no estará en el banquillo, sancionado) tienen unas cuentas ligeramente más optimistas que las del Numancia. Les vale ganar y que pinchen dos de sus tres rivales, pero hay una pequeña opción en caso de empate: necesitan que Lugo y Albacete pierdan y que no gane el Numancia. Ahí habría triple empate a 49 puntos entre Lugo, Albacete y Deportivo, y caerían los manchesgos y los sorianos.

Si repiten el resultado de sus últimos tres partidos (derrotas), descenderán.

La victoria del Albacete frente al Zaragoza les dejó con buena parte de la permanencia hecha, pero ni mucho menos certificada. Con 49 puntos en su casillero, visitarán el Ramón de Carranza en el que el Cádiz buscará ser campeón de Segunda. A los amarillos les vale con empatar. Si gana el Alba, matemáticamente estarán en Segunda el año que viene (el Deportivo podría alcanzar 51 puntos y el Numancia, 50). Si empatan, necesitan que pierdan o empaten los coruñeses y los sorianos (no le vale una victoria de ninguno de los dos), y que el Lugo caiga derrotado.

Si pierden, aún pueden salvarse: si el Numancia no gana (empata o pierde) y el Deportivo pierde, haga lo que haga el Lugo, mantendrán la categoría. En caso de derrota del Albacete, derrota del Lugo y empate del Deportivo igualarían los tres equipos a 49 puntos y, en ese caso, el perjudicado sería el Alba.

El Lugo de Juanfran aún no ha sido derrotado, una buena estadística ante la última y vital jornada. Los gallegos reciben al Mirandés, que no se juega nada. Si les ganan, sumarán 52 puntos y estarán salvados.

Si empatan, dependen del resto para salvarse: el Albacete no puede ganar (pero sí empatar o perder) y el Deportivo y el Numancia deben perder o empatar sus respectivos partidos.

En caso de perder en el Anxo Carro, el Lugo se complica mucho, pero pueden mantenerse. Perderían la categoría si ganan dos de los otros tres equipos. En caso de empate del Deportivo, los lucenses salen beneficiados porque tienen el golaverage a favor (empataron a cero en un partido y ganaron 1-0 el otro) pero necesitan que el Albacete no sume (empate o victoria) y que el Numancia no gane.