Las mujeres que duermen mal pueden tener más problemas cardíacos

0
29



Investigadores de la Universidad de Columbia (EE UU) han constatado en un estudio que aquellas mujeres que duermen mal tienen más riesgo de padecer una enfermedad cardíaca y obesidad, ya que esto les lleva a comer en exceso y tienden a tener una dieta de peor calidad, según ha recogido el diario ABC.

El estudio, publicado este lunes en la revista Journal of the American Heart Association, hizo analizó los ciclos de sueño y alimentación de 495 mujeres entre 20 y 76 años, teniendo en cuenta la calidad de su sueño, el tiempo que tardan en dormirse y si tenían insomnio. Además, las participantes proporcionaron datos sobre los alimentos que consumían habitualmente.

Los resultados arrojados por la investigación han sido los esperados. Las mujeres con una calidad de sueño peor consumen más azúcares añadidos que los normalmente asociados a enfermedades como la obesidad y la diabetes.

Las participantes que se demoraron más en quedarse dormidas tomaron más calorías de lo habitual, y aquellas con insomnio grave consumieron menos grasas insaturadas que las que padecían insomnio leve.

Una de las autoras principales del estudio, Faris Zuraikat, ha explicado que «la mala calidad del sueño puede conducir a una ingesta excesiva de alimentos y calorías al estimular las señales de hambre o suprimir las de saciedad». Debido a que esta sensación se ve afectada por «el peso o el volumen de los alimentos consumidos», es probable que «las mujeres con insomnio ingieran una mayor cantidad de alimentos en un esfuerzo por sentirse saciadas».

Además, Zuraikat ha añadido que «una dieta pobre» también puede tener «un impacto negativo en la calidad del sueño de las mujeres», de igual forma que «comer más podría causar molestias gastrointestinales, por ejemplo, haciendo que sea más difícil conciliar el sueño o permanecer dormido».

Por lo tanto, Brooke Aggarwal, otra de las autoras, ha concluído que «dado que una dieta pobre y comer en exceso puede conducir a la obesidad, un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca, los estudios futuros deberían evaluar si las terapias que mejoran la calidad del sueño pueden promover la salud cardiovascular en las mujeres».



Source link