Lopetegui, amenazado

    0
    4

    IÑAKI CANO

    El Real Madrid ha entrado en crisis de verdad. Del espejismo frente a la AS Roma ha pasado a tener 7 puntos menos que la temporada pasada a estas alturas, y eso que habría que recordar que aquel inicio tampoco fue el mejor de su historia. Frente a los italianos el Real Madrid pareció un equipo coral, vertical y vertiginoso, que enamoró a todos los que le vieron arrasar en el primer encuentro de la Champions League. Pero el cuento ha cambiado mucho.

    Ni en San Mamés, ni contra el RCD Espanyol en el Bernabéu, y por supuesto en Sevilla, donde le pasaron por encima, dio la talla que debería el campeón de Europa. La bola fue engordando en Moscú, donde fue incapaz de remontar el gol en contra en 93 minutos, dejándose 3 puntos en la segunda jornada y una imagen maltrecha que ha terminado de destrozar por completo en el estadio de Mendizorroza.

    Al Real Madrid y a su presidente no les calmará el descanso de la Liga por los partidos de selecciones. La penúltima imagen de Julen Lopetegui, hundido en el banquillo del Madrid después de encajar el gol de la derrota no ha gustado lo más mínimo en la planta noble del club. Pese a que al comienzo de la temporada vendían a la afición que ésta, después de 4 Champions League, era de transición y de calma, el discurso de algunos de los que mandan es el de reconocer que quizás se hayan equivocado fichando a Julen Lopetegui. El fútbol tiene estos cambios de opinión tan drásticos entre los que mandan y más si están acostumbrados a fotografiarse con ‘La Orejona’.

    En el calentón de la última derrota, con una hora más sin marcar, podría llevarse por delante a Lopetegui, dependiendo de la cantidad de llamadas críticas que reciba el que firma las contrataciones o despidos. Lo normal sería intentar recuperar la tranquilidad junto a los lesionados en estos 15 días para volver a caminar por el espejismo que pisó contra la AS Roma. Quince días para salir de un túnel muy oscuro y reencontrarse con la luz que ilumine a unos jugadores que no pueden irse de rositas, ya que algunos solistas están desafinando la orquesta tanto o más que Julen Lopetegui, que quería bailar con la más guapa del universo y a la que de momento, por el swing discordante de los artistas y su ‘torpeza’ también, le está pisando los zapatos en cada paso de baile .