Lorenzo-Márquez, Hamilton-Alonso, Neymar-Cavani… Cuando dos gallos comparten el mismo corral

0
1

D. M.

  • El fichaje de Lorenzo por Honda mete a dos campeones en un mismo equipo, algo que ya ha pasado en otras ocasiones y en otros deportes y casi siempre con malos resultados.
  • Jorge Lorenzo ficha por Honda y será el compañero de Marc Márquez en MotoGP.

Buenas noticias para los amantes del motociclismo. El fichaje de Lorenzo por Honda revoluciona el deporte de las dos ruedas, sacará, con mucha probabilidad, al balear del ostracismo que está viviendo en Ducati, y devolverá más calidad aún al Mundial de MotoGP.

Junto a Marc Márquez formarán un equipo de ensueño. Entre los dos se han repartido 7 de los últimos 8 títulos. No solo suman 7 campeonatos, también la friolera de 83 victorias y 178 podios en la categoría reina, un palmarés de una dupla que luchará, ahora sí, de igual a igual.

Dos campeones en un mismo corral, como se dice en el argot deportivo, que no es la primera vez que ocurre. Ni en este ni en otros deportes.

Repasamos las duplas de cracks que compartieron equipo. ¿Cómo les fue? La historia demuestra que no del todo bien.

Lorenzo-Márquez. Desde 2019 compartirán box en Honda. Juntos suman 7 títulos en MotoGP (3 el balear por 4 del catalán). Desde 2008, Lorenzo acumula en la categoría reina 45 y 111 podios. En cinco, Marc lleva 38 triunfos y 67 cajones. Ambos son campeones indiscutibles. Está por ver cómo se acoplan el uno al otro y, de tener que decidir el líder del equipo, qué postura toma el no elegido.

Alonso-Hamilton. De infausto recuerdo es el Mundial de F1 de 2007 para McLaren. La relación, ahora de respeto, era de todo menos de eso en aquel año que compartieron box. El pulso que ambos mantuvieron en el campeonato les perjudicó y les dejaría finalmente sin título. Años después, se supo que la escudería quería favorecer a Hamilton.

Bryant-O’Neal. Histórica enemistad de dos de los mejores jugadores de toda la historia. Ambos coincidieron en los Lakers y, aunque ganaron tres anillos juntos, eso no pareció unirles. Todo lo contrario. Sus roces alcanzaron tal punto que, incluso, llegaron a las manos. Así lo confirmó Kobe hace unos meses, cuando explicó lo que ocurrió en un entrenamiento de la temporada 1998-1999. ¿El motivo? “Una pachanga”, dijo Bryant. “Él pegó el primer puñetazo. En aquel momento, vi sus manos, que son enormes, y pensé: ‘¿Cómo me peleo con este hombre tan grande?'”. Y, como no, Kobe respondió. “Le devolví el puñetazo y todo el mundo saltó a separarnos”.

Armstrong-Contador. De todos era sabida su enemistad. En cualquier caso, el estadounidense se encargó de airearla. “Mi mala relación con Contador es real”. Se juntaron dos gallos, que ya habían ganado mucho, en el corral del Astana cuando el americano fichó por este equipo a su vuelta a las carreteras. Y todo saltó por los aires. El tejano reconoció, incluso, que provocó algún conflicto con el madrileño durante un Tour para “dar más competitividad a la carrera”.

Lorenzo-Rossi. Dos campeones en el mismo equipo, Yamaha, que no dieron su brazo a torcer en ningún momento. Algo que provocó carreras extremas, roces y maiobras imposibles en la pista que perjudicaba a ambos por igual. Y muchos cruce de declaraciones que dejaban muy claro que no se podían ni ver. Ni dentro ni fuera de la pista. “Compartíamos box y lo que queríamos era quedar uno delante del otro”, reconoció Lorenzo cuando dejó el equipo nipón.

Neymar-Cavani. Es cierto que en los deportes de equipo es más difícil que se den este tipo de situaciones, porque compiten por mismos objetivos, pero los retos individuales también tienen mucho peso en el deporte rey. Fruto de ello fue el enfrentamiento en el PSG entre Cavani y Neymar tras el fichaje de este último por el equipo parisino. Roces y broncas públicas para ver quién tiraba las faltas y los penaltis que pusieron a la dupla en el ojo del huracán y a Emery entre la espada y la pared.