20MINUTOS

  • Usualmente, los tanatorios y cementerios son fríos y sin mayores pretensiones.
  • Varios arquitectos ya han presentado propuestas para introducir más diseño y modernizar esos espacios.

Los cementerios y tanatorios son usualmente lugares fríos, grises y discretos. La mayoría de ellos incluso incómodos: una serie de salas o espacios que, si bien prevén todos los servicios religiosos y sanitarios necesarios, no parecen gestionar de forma adecuada el flujo de personas que, apesumbradas por la tragedia, se congregan ante el recuerdo de un ser que ha fallecido.

Según un reportaje de CNN, incluso los mismos arquitectos nos saben como enfrentarse a ese tipo de espacios y la mayoría de las veces lo resuelven de una forma gris y sin mayores pretensiones. Sin embargo, son ya varias las propuestas que persiguen terminar con el tabú el introducir el diseño en esos espacios.

Uno de esos proyectos es el de los estudios Bread en Hong Kong, que ha diseñado un cementerio flotante. Además de ser una propuesta alternativa, el proyecto solucionaría el problema del sobrecupo en los cementerios locales.

“Algunos pueden pensar que es muy caro construir una embarcación cementerio”, explica el estudio en su página web sobre su proyecto, llamado Inmortalidad flotante. “Pero cuando vemos el precio de los terrenos en la ciudad, esta opción se convierte en la más barata a largo plazo”.

En Nueva Delhi, otros arquitectos se han propuesto convertir los crematorios en sitios limpios, ordenados y agradables para la gente que se congrega a despedir a un ser querido.

El espacio diseñado por el equipo por el arquitecto Sanchit Arora incluye columnas de cemento desnudo, un sistema de cremación con electricidad y amplios espacios para el encuentro de los asistentes.

“Cuando murió mi abuela, nos dimos cuenta de la triste situación de los crematorios en Nueva Delhi”, dijo Arora a CNN. “Están sucios y descuidados”.

Propuestas españolas

En Zaragoza, el arquitecto Juan Carlos Salas ha diseñado un tanatorio diferente, que para CNN “parece más un spa que una morgue”.

Con una fachada diagonal, hormigón y amplios ventanales, el tanatorio se encuentra en El Burgo de Ebro, cerca de Zaragoza, y ha sido premiado.

“La arquitectura no va a ayudar a os fallecidos”, dijo Salas a la cadena estadounidense. “Pero ayuda a mantener su recuerdo vivo entre sus seres queridos”.