Los contratos quíntuples de telefonía móvil, fija, banda ancha y tv se duplican en dos años

0
140

JUAN FERRARI

  • El paquete completo con los cinco servicios ha pasado de 1,9 millones en julio de 2014 a 4,2 millones en el mismo mes del pasado año.
  • Para el consumidor español el factor determinante para contratar su servicio de telefonía e internet sigue siendo el precio.
  • Visualiza o descarga el PDF de ‘MiBolsillo’ del mes de febrero.

“La contratación de paquetes completos, que incluyen televisión de pago, teléfono fijo, banda ancha para internet, teléfono móvil y banda ancha para la transmisión de datos mediante móvil, ha evolucionado en gran medida.

Este tipo de contrataciones se empiezan a lanzar a finales de 2012, con 146.132 contratos a finales de ese año y en la actualidad suman 4.065.183 clientes en el segundo trimestre del pasado año“, declaran fuentes del portal Comparaiso (Selectra), especializado en búsquedas de ofertas para telefonía. Estas mismas fuentes destacan que en consecuencia, la contratación de telefonía fija de forma individual se ha reducido de forma drástica.

Antes de la crisis se contaba con una media de 12,5 millones de contrataciones, más del doble de los 5,9 millones registrados de media en los dos primeros trimestres del pasado año (último dato contabilizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia CNMC).

Las respectivas marcas de los cuatro grandes grupos de telecomunicaciones que operan en España –Movistar; Orange y Jazztel; Vodafone y Ono; a los que se ha sumado la fusión de Másmóvil y Yoigo el noviembre pasado– son prácticamente los únicos capaces de ofertar este tipo de paquetes gracias a sus redes de fibra terrestre, que permiten transmitir internet y televisión de alta capacidad. Junto a estos cuatro, solo las cableras regionales están en disposición de poder competir.

Así, el grupo Euskaltel lo hace en el País Vasco con su marca Euskaltel y en Galicia con R, y Telecable en Asturias. Esta última se mostró interesada en la compra de Yoigo como forma de crecer y sobrevivir, pero la propuesta de Másmóvil resultó ganadora.

Todo ello ha provocado que las ofertas de estos paquetes hayan dejado fuera de mercado a las de carácter individual. Por un poco más del coste de hace un par de años de una línea de telefonía fija con internet mediante ADSL, actualmente es posible conseguir internet mediante fibra (un mínimo de 50 megas), varias líneas de móvil y televisión de pago.

Eso explica la imparable evolución de la contratación de paquetes. “En junio de 2016, el total de paquetes cuádruples [telefonía fija, internet mediante banda ancha fija, telefonía móvil y banda ancha móvil para datos] y quíntuples  [los servicios anteriores más televisión de pago] alcanzó los 10,3 millones”, declara la CNMC.De ellos,  6,1 millones eran cuádruples, y 4,2 millones, quíntuples.

En julio de 2014, los contratos que ofrecían cuatro y cinco servicios sumaban 7,6 millones –2,7 millones menos que actualmente–. El crecimiento se ha sustentado por el fuerte tirón de la televisión de pago, pues el paquete completo con los cinco servicios ha pasado de 1,9 millones en julio de 2014 a 4,2 millones en el mismo mes del pasado año, es decir, un incremento de 2,3 millones.

Afición por la paquetización

Con una tendencia al alza, pues en los últimos 12 meses se aportaron 1,5 millones de los contratos de los dos últimos años, el 60% de las nuevas contrataciones.

De hecho, en el último trimestre contabilizado (el segundo de 2016), los paquetes cuádruples “descendieron por primera vez a nivel interanual y se situaron en 6,1 millones, con 27.000 menos que los registrados en 2015″, resalta la CNMC, que agrega: “Por su parte, los paquetes dobles de telefonía más banda ancha fija y los triples –que incluyen también la televisión de pago– continuaron su tendencia a la baja como en periodos anteriores”.

Según un estudio realizado por la web de comparación de precios Rastreator, para el consumidor español el factor determinante para contratar su servicio de telefonía e internet sigue siendo el precio, como afirma el 68,1% de los encuestados. Pero en segundo lugar, a poca distancia –51,8%–, aparece como factor relevante a la hora de la contratación el haber recibido una oferta integrada de servicios.

En tercer lugar, para un 36,1%, los megas. No obstante, quizá lo más interesante del informe de Rastreator sea descubrir que el cliente español está cogiendo afición por la paquetización, no solo de telefonía: el 28,25% de los encuestados afirma que le gustaría que los operadores de telefonía llegaran a acuerdos con otras empresas para integrar en sus ofertas otros servicios también de cobro mensual como por ejemplo las tarifas de energía.

Rastreator apunta que esta posibilidad ya existe en algunos países como Polonia y se está empezando a introducir en el mercado español. “En concreto, un 13,9% de los encuestados sumaría a su paquete de telefonía, internet y televisión de pago el importe por el servicio de energía de su casa. El 13,1% añadiría la suscripción de servicios de streaming premium, tales como música o e-books, mientras que un 5,2% añadiría la cuota del gimnasio a su factura de pack integrado”, señalan en la web comparadora de precios.

Respecto a qué esperan los clientes de sus compañías de telecomunicaciones, el estudio de Rastreator determina que un 71,3% pretende precios más competitivos; el 49,6%, pagar solo por los megas reales que llegan a su casa; el 43,9%, mejor atención al cliente y servicio técnico; el 31,4%, paquetes integrados que engloben varios servicios; el 23,9%, servicios más personalizados; el 23,3%, eliminar la telefonía fija si no la utiliza, y, tan solo un 1,5%, nada.