20MINUTOS.ES

  • Persisten las grandes diferencias en el nivel de vida de los españoles, sobre todo por la distinta clase social y económica, según el barómetro Ulises.
  • El 90,2% de los entrevistados por MyWord estima que las diferencias en el nivel de vida entre la clase alta y la baja son grandes o muy grandes.
  • La desigualdad entre hombres y mujeres es la que genera opiniones más dispares: se aprecian diferentes opiniones por género, edad y electorado.
  • A FONDO: Nace Ulises, el radar de ’20minutos’.
  • Belén Barreiro (My Word): ¿El fin de las clases medias?

Alimentos en un comedor social

Como el mal alumno que se deja exámenes para septiembre, el acelerón económico español ha suspendido en igualdad social y ahora debe apretar para enmendarlo. El final de la crisis ha dejado un páramo de bajos salarios, precariedad y carencias domésticas. Pero no para todos. Durante la recesión los más ricos prosperaron, así que la desigualdad, medida por el índice Gini, se disparó en la etapa más nefasta para la economía española en democracia.

Esta desigualdad aún se refleja en la primera ola del barómetro Ulises realizado por MyWord para 20minutos. La encuesta revela que los ciudadanos siguen percibiendo grandes diferencias en el nivel de vida de los españoles, especialmente entre los distintos estratos sociales y laborales.

El 90,2% de los entrevistados cree que la diferencia entre la clase alta y la baja es grande o muy grande, aunque evidentemente la percepción varía según el nivel socioeconómico del encuestado. Así, el 41,5% de los inmersos en un estrato muy alto ve diferencias muy grandes de clase en el país, mientras que las personas de clase media-baja perciben una distancia mayor: el 70,7% considera que las diferencias son muy grandes.

El segundo gran rasgo de desigualdad para los españoles reside en el empleo. La distancia entre el nivel de vida de los directivos y los trabajadores de base es amplia para el 89,2% de los entrevistados por MyWord. Además, el estudio sociológico filtra este dato en función de la orientación política. El votante del PP es el que menos diferencias contempla entre jefes y subordinados (solo el 37,9% ve la distancia entre ellos como muy grande), mientras que el de Podemos es el que más brecha observa en el ámbito laboral (un 68,6% cree que las diferencias son muy grandes entre directivos y empleados).

Los españoles percibimos la nacionalidad como la tercera fuente de desigualdad en España, por detrás de la clase socioeconómica y el empleo. Para un 66,9% de ciudadanos, ser español o inmigrante supone una fuente de disparidad. Aunque la percepción cambia en función de la edad. Poco más de la mitad de los jóvenes de 18 a 24 años (53,8%) –más acostumbrados a vivir y educarse junto a personas de otras culturas– creen que estas diferencias son grandes o muy grandes, y un elevado 42,2% estima que las diferencias de origen son pequeñas o no existen. Conforme más avanzada es la edad, más se perciben las desigualdades entre españoles y foráneos. Los entrevistados de 55 a 64 años son quienes creen en mayor proporción (74,2%) que la brecha por origen es grande o muy grande.

Y es que la vida es muy diferente para los jóvenes y los adultos, tanto por su entorno vital como por sus expectativas de futuro. En este sentido, el 63% de los consultados en el Detector de Transformaciones Sociales piensan que el nivel de vida entre edades juveniles y avanzadas muestra desequilibrios grandes o muy grandes.

La mayor disparidad de opiniones, en el género

¿Y la brecha de género? Menos de la mitad de los encuestados (46,3%) consideran que condiciona mucho el nivel de vida. Es la menor causa de desigualdad que aprecian los españoles, pero también la que genera opiniones más dispares según el género, la edad y el electorado. Se puede comprobar que las mujeres aprecian la brecha (55,9%) más que los hombres (36,1%); o que la izquierda –más activa en la defensa de los derechos de la mujer– la aprecia como fuente de desigualdad por encima de la derecha.

Así, los votantes de Unidos Podemos son los que más distancias observan entre hombres y mujeres (el 56,7% ve grandes o muy grandes diferencias de nivel de vida entre sexos). Quienes menos desigualdad perciben son los votantes del PP (31,6%). En cuanto a la edad, los mayores de 64 años ven menos diferencias entre hombres y mujeres que el resto de entrevistados: el 37,1% de las personas de más avanzada edad ve diferencias grandes o muy grandes, frente al 46,3% de la población general.

¿Sabías que…

  • … los votantes del PP son los que menos desigualdad perciben en la sociedad española y los votantes de Podemos, los que más?
  • … los simpatizantes de Podemos son los segundos, tras el PP, que menos distancia observan entre directivos y empleados?
  • … la derecha (57% de votantes del PP) percibe menos diferencias procedentes de la nacionalidad que la izquierda (75,7% de Podemos)?
  • … los que votan a Ciudadanos y Podemos son los que ven más desigualdad en el nivel de vida entre jóvenes y adultos?
  • … el 65% de la base votante del PP cree que ser mujer no produce desigualdad en la vida, o considera que influye poco?