Los 'hooligans' y el terrorismo azotan a Francia: ¿La Eurocopa más segura de la historia?

0
165

DANIEL MATEO

  • Un muerto, sillas voladoras, deportaciones, ley seca y temor hacia lo que viene sumen a Francia en un auténtico caos durante los primeros días de Eurocopa.
  • Francia, la policía, la organización y la UEFA son señaladas y están en el punto de mira ante el temor que desatan los próximos partidos de Rusia e Inglaterra.
  • El asesinato de un policía y su mujer a las afueras de París, reivindicado indirectamente por el Estado Islámico, termina de encender la alerta roja.
  • ¿Es correcto el dispositivo para la Euro? ¿Cómo se establecen este tipo de medidas? ¿Qué ha fallado en los primeros días? Expertos responden.

Se la denominó la Eurocopa de la seguridad, pero nada más lejos de la realidad. Un muerto, sillas voladoras, deportaciones, ley seca y temor hacia lo que viene hacen que, hoy por hoy, Francia esté sumida en un auténtico caos.

Los atentados yihadistas de los pasados enero y noviembre en París y sus alrededores dieron un giro de 180 grados a la forma de preparar la seguridad la Eurocopa de fútbol.

El presupuesto destinado a medidas de seguridad (la UEFA , organizadora del evento, ha invertido al menos 34 millones de euros para asegurar la seguridad, que se suman a los 12 millones del Estado francés y otros 12 de las ciudades que serán sedes del torneo) aumentó en un 15%, aunque hay medios franceses que elevan esa cifra al 50%. Más de 90.000 personas entre policías (67.000), militares (10.000) y agentes de la seguridad privada (13.000) protegen la Eurocopa en Francia.

Pero no todo está saliendo según lo previsto. En esta Francia blindada por el terrorismo islámico, el verdadero quebradero de cabeza lo están dando los hooligans de algunas de las selecciones representadas.

La batalla campal del sábado, segundo día de torneo, entre los seguidores más violentos de Inglaterra y Rusia y que dejó 35 heridos, uno de ellos crítico, desbordó el dispositivo de seguridad desplegado en Marsella, ahora fuertemente cuestionado y con la policía gala en el punto de mira. Pero también se señala a la ciudad, a la organización del torneo y a la UEFA por su mala planificación.

Una barbarie no solo propiedad marsellesa. Lille también vivió episodios violentos entre hinchas alemanes y ucranianos y un aficionado norirlandés de 20 años murió tras precipitarse al vacío en el paseo marítimo de Niza.

Por su no fuera suficiente, el asesinato de un policía y su mujer a las afueras de París, reivindicado indirectamente por el Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés), ha terminado de encender la alerta roja en una ya de por sí colapsada Eurocopa, que también soporta estos días reivindicaciones sindicales.

En total, cinco jornadas consecutivas de una lacra que, de momento, le está ganando el partido a la fiesta del fútbol. Y en el horizonte, una nueva jornada en la que ingleses y rusos son protagonistas.

Rusia juega contra Eslovaquia en Lille el miércoles y, al día siguiente, Inglaterra se mide con Gales en Lens, que se encuentra a 40 kilómetros de la primera. Aficionados ultras de ambas selecciones han intercambiado mensajes en las últimas horas para citarse en esas ciudades del norte del país tras los enfrentamientos registrados en Marsella.

Por ello, se reforzará la seguridad en el partido que Rusia disputará el próximo miércoles en Lille contra Eslovaquia, que hasta ahora no se consideraba peligroso. La policía francesa contará para ello con la colaboración de agentes enviados por Moscú para asistir a sus colegas galos. Quizá sea demasiado tarde.

Errores fuera… y dentro de los estadios

Las autoridades francesas admiten que hubo fallos en los controles de acceso al estadio Velodrome, ya que algunos espectadores rusos consiguieron introducir petardos, bengalas y elementos pirotécnicos.

También admitieron errores en la separación —inexistente— de las hinchadas en el estadio francés, que provocó escenas de pánico entre los asistentes al convertirse las gradas en un ring inesperado.

Este lunes, en el partido de España, también falló la seguridad. Tal y como sucediera con Modric en el Turquía-Croacia, un espontáneo saltó al césped tras la victoria de la Roja ante la República Checa. Nadie le desalojó y llegó a celebrar con todos los jugadores en el césped.

Francia se defiende y actúa

Ante la lluvia de críticas recibidas tras los episodios de violencia en Marsella, el país galo se defiende de lo que consideran «injustos» ataques. El máximo responsable de la seguridad asegura que el dispositivo de Marsella fue el «adecuado».

Se amplió las prohibiciones de venta de alcohol tanto los días de partido como en la previa. Asimismo, la policía podrá obligar a retirar de las terrazas mobiliario susceptible de ser utilizado como arma arrojadiza, agregó el máximo responsable de la seguridad francesa. Tampoco se podrán vender bebidas en las terrazas de los bares, donde no se autorizan los vasos, botellas u otros recipientes que puedan ser usados como proyectiles, ni utilizar en la calle los surtidores para servir cerveza.

Francia ya tiene una lista negra de 3.000 británicos a los que no permite entrar en su territorio por violentos y el Reino Unido ha retirado el pasaporte a centenares de ciudadanos. Francia también ha decidido expulsar del país a 29 aficionados rusos. Además, ahora se impedirá que cualquiera que sea identificado por participar en incidentes se acerque a las proximidades de los estadios, a las zonas de hinchas o a los centros urbanos donde continúa la fiesta tras el fútbol.

Además, la UEFA confirma que excluirá a Rusia e Inglaterra si sus seguidores vuelven a protagonizar incidentes violentos.

Francia ha condenado a dos y tres meses de cárcel a los dos primeros hinchas ingleses juzgados por su participación en los altercados de Marsella. Además se les prohibirá a ambos regresar a Francia en dos años. También se condenó en un juicio rápido a un francés a dos años de prisión, uno incondicional, por robos y agresiones durante esos mismos incidentes en el marco del encuentro entre Inglaterra y Rusia.

¿Cómo se prepara el dispositivo de seguridad para una Eurocopa?

Las calles de Marsella convertidas en un campo de batalla por las peleas entre rusos e ingleses ya han sido difundidas alrededor de mundo. Es el Estado se encarga de controlar la seguridad en este aspecto, pero el dispositivo falló. ¿Por qué? Fuentes del Sindicato Independiente de la Policía Nacional dan las claves.

¿Cómo se prepara el dispositivo? «Hay un Comité de Seguridad. Se reúnen Samur, Protección Civil, Bomberos, Policía Municipal y Policía Nacional. Según la categoría del evento, se incrementa o no el número de personal. Según lo que digan los coordinadores de cada equipo o, en este caso, las Federaciones de las selecciones, en cuanto a los hinchas radicales que viajen, y se monta el operativo en base a lo que pueda pasar».

¿En qué consiste? «Hay implicadas varias unidades: caballerías en los alrededores del estadio, Unidades de Prevención y Reacción (UPR), para los acompañamientos de los equipos del hotel al campo, Unidad de Subsuelo por los alrededores del estadio, guías caninos para hacer la requisa del campo antes y durante la entrada al estadio, antidisturbios para la seguridad de fuera…».

¿Qué falló en Marsella? «Falta de previsión. Si empleas la fuerza puntual en aquellos sitios donde ocurre lo que pasó en Marsella, no tendrás el suficiente retén para amarrar a las aficiones.

Asimismo, las imágenes de la pelea entre aficionados rusos e ingleses dentro del Velodrome dieron la vuelta al mundo. ¿Qué falló para que se encontraran? ¿Se pudo evitar? Preguntas que tienen respuesta en boca de José Luis Gómez Calvo, experto en Planes de seguridad para eventos de masas y actividades deportivas y recreativas.

¿Cómo y cuándo se prepara? «Previamente, el Comité Organizador y la fuerza pública elaboran un Plan de Seguridad del Evento, que se establece en baso a un buen análisis de riesgo: cuáles son las características del evento y el contexto externo».

¿Quién lo ejecuta? «Un Comité Organizador, junto a Federación y UEFA, es el responsable de las medidas de seguridad dentro de los estadios y en los hoteles de concentración de las selecciones. Para ello, disponen de seguridad privada y de policías».

¿Qué pasó en el Velodrome? «Falló estrepitosamente el análisis de riesgo que se hace cuando se elabora ese Plan de Seguridad. Los hechos eran previsibles y, por tanto, evitables».

¿Qué falló en el estadio? «Dos cosas: por un lado, el control de acceso (se introdujeron bengalas y petardos, por lo que los chequeos a los aficionados estuvieron mal hechos). Las entradas no son nominativas y deberían serlo y además debe comprobarse que el hincha en cuestión es el titular de esa entrada); y por otro, la gestión de espacios (estaban desmasiado juntos. Los rusos, mucho mejor organizados desde el punto de vista de la agresión, aprovecharon para someter a un constreñimiento a los ingleses»).