Lydia Valentín recibe con toda solemnidad la plata de Pekín 2008

0
28

EFE

  • Valentín debió colgarse esa medalla del cuello el 15 de agosto de 2008.
  • “Justicia deportiva” fueron las palabras más empleadas en el acto.

La plata olímpica que Lydia Valentín debió colgarse del cuello el 15 de agosto de 2008 está, por fin, en sus manos casi diez años después, desde este 16 de enero de 2018 en que la halterófila española ha recibido su premio en una ceremonia solemne celebrada en el Comité Olímpico Español (COE).

“Justicia deportiva” fueron las palabras más empleadas en el acto en el que Valentín, que terminó quinta en la categoría de -75 kilos en los Juegos de Pekín 2008, se consagró como subcampeona olímpica gracias a la descalificación por dopaje de tres de las levantadoras que la precedieron.

Marisol Casado, miembro del COI, entregó su medalla a Valentín, a quien el público reunido en la sede del COE ovacionó puesto en pie.

El ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo; el presidente del COE, Alejandro Blanco; la secretaria general, Victoria Cabezas; Marisol Casado y el también miembro español del COI josé Perurena; el presidente de la Federación Española de Halterofilia, Constantino Iglesias; y el peruano José Carlos Quiñones, vicepresidente de la Internacional, acompañaran a la deportista leonesa en el estrado cuando reciba su medalla de plata.

Quiñones le impuso la insignia de la federación que la acredita como medallista y luego sonó el himno olímpico en honor de Valentín.

La medalla llega con un poco de retraso, pero llega“, afirmó el presidente del COE. “Tú no compites, solo ganas. Naciste para ganar”, dijo Blanco a la levantadora.

Lydia Valentín finalizó en quinto lugar en los Juegos de Pekín, pero la campeona, la china Cao Lei, la entonces medallista de bronce, la rusa Nadezhda Evstyukhina, y la cuarta, bielorrusa Iryna Kulesha, han sido descalificadas por dopaje.

Tras un largo proceso de revisión por parte del COI, la federación internacional y el Tribunal de Arbitraje Deportivo, la plata es definitivamente de Valentín, que ya tiene un bronce olímpico que ganó en Río 2016 y que también está pendiente de recibir la medalla de oro de Londres 2012, cuando concluyan las alegaciones de las partes implicadas en casos de dopaje.

El pasado mes de diciembre la española se proclamó campeona del mundo de los 75 kilos en las modalidades de arrancada, dos tiempos y total.