Marco Asensio se gana los galones con Luis Enrique

0
4

SPORTYOU

  • El mallorquín marcó dos goles (uno con la colaboración de Kalinic) y dio la asistencia de otros tres a Croacia.
  • CRÓNICA | España aplasta sin piedad a la subcampeona del mundo.
  • OPINIÓN | ‘Los niños que faltaron en Rusia’, por Iñaki Cano.
  • ANÁLISIS | Luis Enrique, matrícula de honor en su estreno como seleccionador.

Tras ganar en Wembley a Inglaterra y en Elche a la subcampeona del mundo, Croacia, casi todos los jugadores convocados por Luis Enrique y que han tenido minutos (no es el caso de Álvaro Morata, entre otros) han salido reforzados. Especialmente, dos: Saúl, cuya participación con Luis Enrique se cuenta por goles, y Marco Asensio.

El mallorquín desplegó todo su fútbol ante Modric y compañía, y se convirtió en el mariscal del campo junto al rojiblanco. La labor de Asensio se puede resumir en sus datos: marcó un gol y medio (Kalinic lo empujó sin querer a las mallas), y dio tres asistencias. Sólo se quedó como actor secundario en el primero, que marcó el citado Saúl. Con su eterna sonrisa, Asensio asumió con naturalidad lo que le pidió Luis Enrique: coger protagonismo con el balón, intentar abrir espacios y convertirse en el faro que iluminó a sus compañeros más goleadores.

Con Isco asfixiado por la presión y anclado por obligación en su banda, fue su ‘PishaBro’ quien asumió su rol. Asensio lo hizo acompañado por dos escuderos de lujo: Saúl y su compañero Dani Carvajal. La banda derecha fue un diálogo continuo entre los tres, siempre enfocados en que Asensio se convirtiera si no en el finalizador, en el que diera el último pase.

Si a eso se le suma el desparpajo y la valentía de uno de los futbolistas con mejor zurda de Europa, se producen goles como los que hicieron levantarse de la grada a todos los presentes en el Martínez Valero. Es cuestión de tiempo: a Asensio le van a caer más minutos y más responsabilidad, tanto en la Selección como en el Real Madrid. Junto a Isco forma una dupla que, potencialmente, pueden suponer lo que antaño fueron Xavi e Iniesta, siendo este equipo muy distinto a aquel y Luis Enrique un técnico que piensa más en finalizar las jugadas que en crearlas.

Asensio, Ceballos, Rodri, Saúl… Jugadores jóvenes que vienen de exigirse mucho en la sub21 y que aún tienen mucho que crecer. Es el mallorquín, por estatus y experiencia, quien más tiene que aportar. Y Luis Enrique lo tiene muy claro: la búsqueda del balón largo pasa por Saúl y por Asensio. Si ellos sonríen, España juega y gana.