Meghan Markle anuncia que su padre no asiste a la boda por "enfermedad" y libra la batalla del escándalo de las fotos

    0
    5

    20MINUTOS.ES

    • La futura princesa explica que Thomas Markle no estará por el ataque al corazón que sufrió hace unas semanas.
    • No obstante, el padre de Meghan confesó que fue él quien realizó un montaje con unas fotos para limpiar su imagen de hombre conflictivo.

    Meghan Markle ha confirmado oficialmente que su padre, Thomas Markle, no la llevará hasta el altar en su boda con el príncipe Harry que se celebrará este sábado 19 de mayo a las 12 de la mañana (hora penínsular).

    El Palacio de Kensington ha realizado un comunicado en el que Meghan expresaba su pesar por no contar con su progenitor en un día tan importante:  “Por desgracia mi padre no asistirá a nuestra boda. Siempre me he preocupado por él y espero que se le pueda dar el espacio que necesita para centrarse en su salud”.

    Además, la futura esposa de Harry agredeció los mensajes de apoyo que ha recibido estos días e insistió en lo mucho que le hubiese gustado contar con su padre: “Por favor, sé consciente de lo mucho que a Harry y mí nos hubiese gustado compartir contigo un día tan especial para nosotros como será el de este sábado”.

    Termina así otro de los culebrones que han acaparado las portadas de los tabloides ingleses a escasas horas de celebrarse el enlace. En un primer momento, estaba previsto que Thomas esperara a su hija en la puerta de la capilla de St. George, lugar al que llegaría ella en coche acompañada por su madre. Después, padre e hija caminarían juntos hacia el altar.

    De cara a la galería

    Sin embargo, el cuento de princesas se truncaba por un ataque al corazón que sufrió Thomas hace unas semanas que le imposibilitaba ir. Esa sería la versión oficial, pero TMZ apuntó a que se trataba de una disculpa y que el motivo tenía que ver con la vida conflictiva que lleva Thomas y de la que se ha hecho eco la prensa rosa con fotos suyas comprando cerveza, caminando solo y mostrando un aspecto desaliñado.

    Para limpiar su imagen, tal y como reconoció el propio Thomas a TMZ, el padre de Meghan pagó a una agencia de paparazzis para que difundieran unas fotografías en las que se le veía en un cibercafé mirando imágenes de su hija en la pantalla de un ordenador. Las fotos suscitaron una gran reacción positiva hacia su persona.

    Un día después de conocerse la verdad sobre las fotos del cibercafé, Samantha Markle, hermana de Meghan por parte de padre, reconoció haber sido ella quien se había encargado de organizar el montaje, y asumió la responsabilidad. Según TMZ, Thomas Markle se sentía arrepentido y habría decidido no ir a la boda para no causar daño ni a su hija ni a la familia real británica.

    En medio de todo el escándalo, el Palacio de Kensignton salía al paso con un comunicado en el que se pedía respeto para Meghan. “Este es un momento muy personal para Meghan Markle unos días antes de su boda. La novia y el príncipe Harry piden de nuevo que la comprensión y respeto por ellos se aplique también a Thomas Markle en esta situación complicada”.

    ¿Qué pasó después? Que el padre de Meghan, el mismo que no quería pringar a su hija, decía que sí, que ahora iba a la boda, pero si sus médicos se lo permitían.