Mercado del oro iraní sufre altibajos tocado por sanciones

0
1



TEHERÁN. Una total incertidumbre se ha apoderado del importante mercado del oro de Irán, considerado un refugio para el ahorro en tiempo de crisis, que ha sufrido numerosos altibajos desde que fuera incluido en las nuevas sanciones estadounidenses contra Teherán.

El precio de la moneda de oro inició un ritmo ascendente vertiginoso desde el anuncio de la retirada de EEUU del acuerdo nuclear de 2015 y la reimposición de sanciones pero, justo antes de la entrada en vigor ayer de las mismas, protagonizó una leve bajada.

La tasación de la moneda de oro en febrero pasado rondaba los 15,500,000 riales, algo menos de 200 dólares, y la semana pasada llegó a superar los 40 millones de riales, para situarse hoy en 32 millones.

Este incremento del precio de la moneda estuvo motivado fundamentalmente por la fuerte devaluación de la moneda nacional, que ha perdido más de la mitad de su valor respecto al dólar desde abril influida también por la amenaza de las sanciones, lo que empujó a la población a refugiarse en ese metal precioso.

El oro se convirtió en el único recurso de los ciudadanos para poner a salvo sus ahorros ya que, además, el Gobierno prohibió la compra y venta de divisa, y estableció un tipo de cambio oficial, lo que fomentó la creación de un mercado negro a precios desorbitados.

En el Gran Bazar de Teherán, Pedram, un vendedor de oro explicó a Efe que todos estos altibajos se deben a las políticas económicas del Gobierno y a la corrupción generalizada.

A su juicio, las sanciones de EEUU, que prohíben la compra y venta de oro a Irán, “influyen de manera indirecta” al crear temor y desconfianza en la población sobre el porvenir de la economía nacional.

Otro vendedor de la calle Ferdosí, en el centro de la capital, confirmó asimismo que en el caso del oro las sanciones tienen un efecto más psicológico que efectivo.

El oro iraní es, según argumentó este comerciante, principalmente para consumo interno y las importaciones de este metal precioso no son demasiado relevantes porque los iraníes prefieren el oro local de 18 quilates.

Para frenar la especulación, el Gobierno iraní anunció la puesta en marcha de un nuevo plan, que entró ayer en vigor y que, entre otras medidas, relaja la regulación de la tasa de cambio del rial y suaviza la prohibición de adquirir divisas.

El gobernador del Banco Central de Irán, Abdolnaser Hematí, explicó que ya no habrá límite para introducir en el país oro o divisas y que se elimina el impuesto al oro.

“Cuando la compra y venta de divisas estaba prohibida, la presión llegó al mercado de monedas y afectó a los precios, por lo que ahora con la liberalización del tipo de cambio esperamos una reducción de los precios del oro”, señaló Hematí.

La compra de monedas de oro es muy popular en Irán, donde tradicionalmente se consideran como un recurso de ahorro, y son empleadas para regalos y dotes.

Se ve más elegante regalar en las bodas a los novios algo de oro que dinero en efectivo, y preferiblemente monedas antes que pendientes, anillos o collares, ya que a la moneda no se le descuenta la mano de obra a la hora de su venta.

Además, el “mehrie”, que es la cantidad que el novio debe pagar a la novia antes de contraer matrimonio y que se desembolsa en caso de divorcio, también se determina su cantidad en monedas de oro.

La subida de su precio supuso por ello una debacle para muchos divorciados varones. Amir Alí, un joven de 33 años y con un “mehrie” de 500 monedas de oro, contó a Efe que ahora no le llega el sueldo para cubrir la cuota de devolución estipulada por el tribunal.

Amir Alí explicó que entregó 60 monedas en el momento del divorcio y que después cada mes daba a su exmujer dos o tres, pero los actuales precios le impiden pagar más de una moneda mensual, con lo que la deuda se presenta larga.



Source link