Millón y medio de hipotecados se queda sin recuperar el impuesto… pero queda la opción de la Justicia Europea

0
1

20MINUTOS.ES / AGENCIAS

  • La asociación de consumidores ADICAE elevará la resolución a Europa.
  • El caso de las cláusulas suelo ya llegó al TJUE y el Supremo acabó cambiando su doctrina.
  • “El resto de los gastos de la hipoteca sí se pueden reclamar”, dicen en la web Reclamador.es.
  • El Supremo determina finalmente que son los clientes quienes deben pagar el impuesto de las hipotecas.

La decisión adoptada este martes por el Tribunal Supremo, que mantiene que el cliente debe asumir el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) de las hipotecas y no el banco, deja de momento sin posibilidad de recuperar el importe abonado por este concepto a 1,5 millones de hipotecados.

Una sentencia fechada el 16 de octubre por la Sala Tercera del Tribunal Supremo, que rectificaba la doctrina anterior y atribuía al banco el pago de esta tasa, provocaba una enorme controversia pero abría para un millón y medio de hipotecados la posibilidad de recuperarlo. De haberse mantenido que era la banca la que debía hacerse cargo de la tasa, las comunidades, que son las que lo han recaudado porque se trata de un impuesto transferido, técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) cifraron en 3.631 millones de euros el importe abonado por 1,5 millones de contribuyentes en los últimos cuatro años, que es el período no prescrito.

Gestha detalla que las hipotecas firmadas entre octubre de 2014 y julio de 2018 son las que no han prescrito desde el punto de vista fiscal, y por tanto aquellas en las hubiera sido posible el recurso ante las haciendas autonómicas por el pago de este impuesto. Pese a la decisión adoptada hoy por el alto tribunal, los hipotecados sí pueden reclamar otros gastos inherentes a la firma de una hipoteca, como la notaría, el registro de la propiedad, la gestoría o la tasación.

Para ello habrá que localizar la escritura de préstamo hipotecario cuyos gastos se pretendan reclamar, junto con las facturas de notaría, registro de la propiedad, tasación del inmueble y gestoría. Entre julio de 2014 y julio de este año, último dato facilitado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se firmaron en España cerca de 1,5 millones de préstamos hipotecarios para la compra de todo tipo de fincas, por un importe de unos 190.000 millones de euros.

El caso llegará a Europa

La asociación de consumidores bancarios ADICAE cree que el Supremo ha resuelto mal el asunto y confirman que elevarán la resolución a Europa, convencidos de que la justicia “volverá a sacar los colores a la justicia española”. El caso de las cláusulas suelo ya llegó al TJUE tras una sentencia contraria del Supremo, que acabó adoptando la doctrina comunitaria en favor de los clientes.

Así lo sostiene su portavoz, Fernando Herrero, que ha calificado la decisión de “extraña y anómala”, si bien ha matizado que no cierra la batalla judicial ni la posibilidad de que los hipotecados reclamen la totalidad de los gastos. Herrero ha explicado que, una vez se conozca íntegramente el contenido de la sentencia, lo que ocurrirá en unos días, Adicae impugnará su contenido “en España y en Europa”, porque “hay que seguir discutiendo esta decisión”.

La socia fundadora de Pelegrí Abogados, Amor Pelegrí, reprocha por su parte que esta “barbaridad jurídica”, la cual “no es conforme a derecho y va en contra de los consumidores”, marque un “momento histórico en sentido muy negativo”; no obstante, entiende que Europa aún puede obligar al Supremo a volver a rectificar.

Facua por su parte remite al triunfo de los afectados por la comercialización de cláusulas suelo abusivas a los que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) reconoció en diciembre de 2016 la total retroactividad y su derecho a percibir las cantidades abonadas de más desde la firma del contrato.

“El resto de los gastos de la hipoteca sí se pueden reclamar”

“El peor escenario posible para los hipotecados se ha confirmado”, dice Ramiro Salamanca, director legal de reclamador.es, que señala que “los consumidores pueden seguir reclamando en los Juzgados civiles la abusividad de la cláusula de gastos de hipoteca, incluyendo el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, apoyando su reclamación en las sentencias del TJUE que han declarado que los efectos de la abusividad no se pueden moderar ni integrar”.

Según esta web, “el banco que impone al consumidor una cláusula abusiva que se declara nula no se puede beneficiar de ello, la nulidad tiene un efecto disuasorio e implica reponer al consumidor en la situación en que se encontraría si la cláusula no existe, restituyendo la totalidad de lo pagado en cumplimiento de la misma”.