Mueren 3 civiles en Cachemira en intercambio de fuego entre India y Pakistán

    0
    35


    Srinagar (India), 18 jul (EFE).- Tres miembros de una familia murieron en la madrugada de este sábado durante un intercambio de disparos entre los ejércitos de la India y Pakistán en una zona de la Línea de Control (LoC, en inglés) -frontera de facto- que separa ambos países en la disputada región de Cachemira.

    ‘Tres miembros de una familia murieron anoche durante un tiroteo paquistaní no provocado en el sector de Gulpur, distrito de Poonch’, informó a Efe el superintendente de la policía del distrito, Ramesh Angral.

    Un oficial del mismo cuerpo policial, que prefirió mantener el anonimato, identificó a las víctimas como Mohammad Rafiq, de 58 años, su esposa Rafia, de 50, y su hijo Irfan, de 15.

    El enfrentamiento se produjo en un sector de la línea divisoria entre Pakistán y la India en Cachemira, a lo largo de la cual son relativamente frecuentes incidentes de este tipo, tras los cuales, tanto Islamabad como Nueva Delhi se culpan mutuamente de violar el alto el fuego que sellaron en 2003.

    En otro punto de la frontera, también anoche, un soldado indio resultó herido de gravedad al explotarle una mina, según confirmó el coronel Davinder Anand, portavoz de la Defensa en Jammu.

    ‘El incidente tuvo lugar anoche en el sector de Kalal (distrito de Rajouri) cuando el soldado tocó involuntariamente la mina terrestre’, indicó.

    SEIS INSURGENTES ABATIDOS

    El Ejército indio mantiene minado su lado de la Línea de Control para contrarrestar lo que llama ‘infiltración desde el otro lado de la frontera’, en referencia a las reiteradas acusaciones de la India a Pakistán por apoyar, según la versión india, el ingreso de militantes independentistas en la Cachemira administrada por el gigante sudasiático.

    Ello, en el marco de la lucha armada independentista que, considerada por Nueva Delhi como terrorista, surgió en la región entre 1988 y 1989 y que continúa perpetrando ataques en la actualidad.

    Pakistán, por su parte, que apoya el derecho de autodeterminación de la región -la única de mayoría musulmana en la India-, siempre ha negado esas acusaciones.

    En los últimos meses las fuerzas indias han intensificado sus operaciones contra los insurgentes cachemires, incluso durante el estricto confinamiento que impuso el país entre finales de marzo y principios de junio para frenar la expansión del coronavirus.

    En lo que va de año, en esas operaciones han muerto al menos 130 rebeldes, los seis últimos en dos incidentes separados, también en la noche del viernes al sábado.

    ‘Seis militantes murieron en dos tiroteos separados en la parte sur de Cachemira desde anoche’, informó a Efe un oficial de policía de la Sala de Control Policial.

    El primer tiroteo se produjo durante la noche en el distrito de Kulgam, mientras que el segundo tuvo lugar en la mañana de este sábado en el de Shopian.

    ‘Un alto comandante de los insurgentes, que era experto en dispositivos explosivos improvisados (IED, en inglés), está entre los muertos en el tiroteo de Kulgam’, subrayó a Efe el inspector general de la policía, Vijay Kumar.

    La tensión en la región y con Pakistán creció en agosto de 2019 cuando el Gobierno indio suprimió por sorpresa el estatus de semiautonomía del estado de Cachemira, anuncio acompañado de importantes restricciones a los derechos de reunión y libre circulación y un bloqueo de las comunicaciones, y que sirvió para dividir más tarde el estado en dos territorios directamente controlados por Nueva Delhi. EFE



    Source link