Normativa de la Fórmula 1 2019: todas las novedades técnicas para esta temporada

0
3

SPORTYOU

  • El objetivo que persiguen las modificaciones es hacer los coches más rápidos y facilitar los adelantamientos.
  • Habrá un punto extra para la vuelta rápida siempre que su autor acabe en el ‘top 10’.

Tras dos años sin tocar el reglamento más que de manera muy puntual, la Fórmula 1 emprende en este 2019 una campaña con un único objetivo: hacer que las carreras sean más divertidas y haya más adelantamientos.

Después de una caída notable en este punto (estiman de un 50% casi con respecto a años anteriores), el director técnico de la F1, Ross Brawn, detectó que el mayor problema para adelantar eran las turbulencias que sufren los monoplazas por aspectos aerodinámicos necesarios para que la velocidad no se reduzca. Así, emprendieron un camino para aumentar el agarre y reducir la carga, con lo que garantizar que los monoplazas puedan acercarse más y permitan los sobrepasos.

Aunque en teoría estos cambios harán que los coches sean más lentos, en pretemporada ya se ha demostrado que han conseguido que la velocidad no se reduzca.

Alerón delantero más simple

Es donde empieza toda la aerodinámica, por lo que ha sido profundamente retocado. El tamaño cambia: serán 200 mm más anchos, 25 mm más profundos y 20 mm más altos. Se reducen los planos inferiores que redireccionan el aire (de cinco a dos), se limitan los fundamentales a cinco como máximo y se eliminan los apéndices extra.

Conductos de refrigeración y tuercas sopladoras

Dado que el objetivo es que el aire que expulsan los monoplazas sea menos perjudicial (menos ‘movido’) para los perseguidores, se eliminan elementos como los aletines paralelos a los conductos de refrigeración, que quedan reducidos a su máxima expresión. Además, también las tuercas sopladoras (que generaban ciertas turbilencias paralelas a los neumáticos) quedan prohibidas.

Bargeboards: los alerones laterales

Aunque su traducción es compleja de hacer al castellano, lo más parecido serían «alerones laterales». Son esos elementos situados entre las ruedas delanteras y los pontones, que servían para reconducir el aire hacia el fondo del coche. Ahora serán 150 mm más bajos y 100 mm más largos, lo que hace que el aire llegue más directo desde el alerón delantero a la parte trasera, con lo que genera menos turbulencias.

Alerón trasero más grande

Más alto (+20 mm), más ancho (+100 mm) y más profundo (+70 mm). El alerón trasero, como el delantero, se simplifica a la vez que se agranda. El DRS se abrirá más (20 mm) y se limitan los ‘endplates’ superiories, con lo que el aire expulsado será más directo. Además, al aumentar el DRS, su efecto aumenta un 25% aproximadamente, con lo que se reducirá la distancia entre el coche atacante (el que lo usa) y el defensor (el que no lo usa) en la llegada a una curva, por ejemplo.

Retrovisores más largos

Aunque se pueden usar para paliar las carencias aerodinámicas, se ha permitido que los retrovisores sean más largos para mejorar la visibilidad trasera.

Neumáticos: simplicidad

De los siete compuestos de 2018 se pasan a cinco, y se dice adiós a las liosas denominaciones de hiperblando, superblando, blando, medio y duro. Ahora habrá tres tipos de denominaciones en cada carrera: duro (blanco), medio (amarillo) y blando (rojo). Pirelli seguirá haciendo la elección de los tres tipos de neumáticos en función de su dureza, pero aunque sean de diferentes tipos, se denominarán siempre duro, medio y blando. En lo técnico, también cambian: tendrán una banda de rodadura 0,4 mm más delgada para evitar las temidas ampollas del ‘blistering’.

Más combustible permitido

Los depósitos pasan de 105 a 110 kg disponibles para completar la carrera, lo que garantiza que puedan usar más tiempo el motor a máximo rendimiento.

Más peso máximo

Ahora el peso del piloto se considerará por separado del coche, por lo que para compensar las posibles desventajas que tengan los pilotos más corpulentos, se aumenta el peso máximo permitido del coche sin combustible de 733 a 740 kg, de los que 80 kg por lo menos deben corresponder al piloto, con mono, casco y asiento. Para llegar a ese límite, los pilotos más ligeros deberán colocar lastres. Esto ha propiciado que, a diferencia de años anteriores, los corredores hayan aumentado su musculatura de manera notable, algo que Hamilton ya ha advertido.

Nuevos cascos y guantes biométricos

La FIA ha cambiado el estándar de seguridad de los cascos, que serán más resistentes, y que tendrán el visor más pequeño (-10 mm) para evitar impactos de posibles piezas sueltas en la pista. Además, los pilotos llevarán unos guantes con sensores que medirán sus constantes y darán datos como las pulsaciones, la oxigenación de la sangre, la tensión, etc. Todos estos datos serán recibidos por el equipo médico, que en caso de accidente podrán actuar en consecuencia.