Orlando Ortega, el cubano que soñó ganar medallas con España

0
9

SPORTYOU

  • Orlando Ortega llegó a España en 2013 y se ha convertido en uno de los mejores velocistas españoles de la historia.
  • Ha logrado el bronce en el Europeo de Atletismo disputado en Berlín en un final de infarto.

El velocista cubano nacionalizado español, Orlando Ortega, se ha citado con la historia al conquistar la medalla de bronce en los 110 metros vallas del Campeonato de Europa de Berlín. El atleta, subcampeón olímpico en Río 2016, ha demostrado en el Estadio Olímpico que su gran comienzo de temporada no era un espejismo, pues logró brillar en las pruebas de Diamond League y en los Nacionales para llegar a la cita continental con una marca de 13.17 que le situaba como el segundo mejor del ranking continental.

Este atleta llegó a correr por Cuba en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y era una de las grandes esperanzas del país, pero en el verano de 2013, antes del Mundial de Moscú, la federación cubana le sancionó por negarse a competir en una prueba en la capital rusa. Aunque le retiraron la sanción antes de cumplir los seis meses y con tiempo para participar en el Mundial, Ortega no pasó de la primera ronda porque apenas se había entrenado, por lo que decidió no volver a Cuba.

Llegó a España ese mismo año y en 2015 ya era un español que pertenecía a la Residencia Blume del Centro de Alto Rendimiento de Madrid. No le fue fácil adaptarse, ya que el resto de vallistas se quejaron a la Federación por las “frecuentes nacionalizaciones de atletas de élite”. no obstante tras colgarse la plata en Rio 2016 y “buscar como un loco” una bandera española después de que le ofrecieran la de Cuba, se ganó a todo un país con su llanto inconsolable ante las cámaras que narraron su gesta. Esa medalla suponía el primer metal olímpico del atletismo español desde Atenas 2004.

Tras un 2017 discreto, en el que las lesiones le impidieron alcanzar su mejor estado de forma, no pudo brillar en el Mundial de Londres. Tuvo que conformarse con un séptimo puesto pero advirtió que Berlín iba a ser su cita. Y queda claro que ha cumplido su promesa.