Oscar, Lavezzi, Jackson… la irresistible tentación del dinero asiático impulsa la liga china

0
71

EDU CASADO

  • El centrocampista brasileño de 25 años, ya exjugador del Chelsea, es el último gran fichaje del emergente campeonato chino.
  • La liga se está reforzando con estrellas internacionales como parte de un plan del Gobierno para convertir al país en una superpotencia mundial.
  • El técnico español Gregorio Manzano, que ha pasado dos años entrenando en China, lo tiene claro: “No será el último gran fichaje”.

Ya no son jugadores en el ocaso de su carrera o futbolistas que quieren ganar en sus últimos años de profesionales más de lo que han ganado en toda su trayectoria anterior. El dinero todo lo puede y los clubes chinos ya pueden aspirar a fichar a estrellas en su plenitud, en sus mejores años. Esta semana se ha batido el récord de fichaje más caro de la historia de la liga asiática: ha sido el de Oscar, talentoso centrocampista del Chelsea, que por unos 61 millones de euros de traspaso pasa a engrosar las filas del Shanghai SIPG. El jugador solo tiene 25 años.

La cifra del traspaso de Oscar deja atrás el anterior récord, protagonizado por su compatriota Hulk, que dejó el Zenit de San Petersburgo ruso para fichar por el mismo equipo, el Shanghai SIPG, por 55 millones. Alex Teixeira, otro brasileño, fichó por el Jiangsu Suning por 50 millones. El pasado mercado de invierno, el Atlético de Madrid se embolsó 42 millones de euros por la venta del colombiano Jackson Martínez al Guangzhou Evergrande. Cifras más discretas se movieron en el fichaje del argentino Ezequiel Lavezzi por el Hebei China Fortune o del italiano Graziano Pellè por el Shangdong Luneng Taishan, quizá por su veteranía.

Pese a su escaso nivel competitivo, muchos jugadores no dudan en emprender una arriesgada aventura por un motivo claro: el dinero. Los clubes chinos pagan sueldos muy altos (Oscar va a cobrar casi 25 millones de euros al año) y ofrecen todo tipo de facilidades al jugador, al que tratan como un rey. Los clubes europeos están encantados: los chinos pagan al contado y rápido y es muy difícil resistirse a hacer negocio con ellos. Además, no refuerzas a ningún rival.

Pero China no solo compra estrellas en Europa: ahora compra equipos. En España tenemos algunos ejemplos. El grupo Wanda, propiedad de uno de los hombres más ricos de China, Wang Jianlin, posee el 20% del Atlético de Madrid, pone su nombre al futuro estadio del equipo colchonero y son fuertes los rumores que apuntan a una compra total del club. Es lo que le ha pasado al Espanyol. El grupo Rastar, encabezado por Chen Yansheng, ha comprado el equipo barcelonés. Equipos como la Real Sociedad ya tienen patrocinador chino y el Rayo Vallecano lo tuvo, operación que incluía incluso un fichaje, el de Zhang Chendong.

En Europa también ocurre. Un equipo histórico como el Aston Villa es ya propiedad de otro grupo chino, Recon. El Gobierno chino posee un 13% del Manchester City. El West Bromwich Albion, el Birmingham City o el Wolverhampton también tienen dueños chinos. Nada menos que el AC Milan, uno de los equipos más laureados de la historia, puede caer también en manos chinas, si culmina la larga negociación que Silvio Berlusconi está llevando a cabo con un grupo llamado Sino-Europe Sports Investment, que aspira a hacerse con el club rossonero. Esto no ha hecho más que empezar.

El Gobierno y su plan

Detrás de todo este impulso está el propio gobierno chino. El presidente del país, Xi Jinping, tiene interés personal en convertir su país en una superpotencia del deporte rey. Así, los dirigentes del país asiático han elaborado un ambicioso plan que cuenta con metas como que China albergue un Mundial de fútbol y que su propia selección tenga opciones de ganarlo.

Para ello, creen que es importante incrementar el poder y la influencia de China en el mercado más potente del balompié mundial, el europeo. Lo hacen comprando clubes, pero al mismo tiempo, reforzando su liga con los fichajes millonarios de estrellas mundiales. Pero no sólo están dispuestos a comprar talento futbolístico: lo quieren crear.

Así, quieren montar todo un entramado de fútbol base para formar jugadores. Con una población de 1.357 millones de personas, las autoridades chinas creen que no será difícil encontrar el talento necesario que, unido a una formación apropiada, puedan aflorar futuras estrellas nacidas en el propio país. Entre las medidas que se prevén aplicar para lograrlo está la idea de llevar el fútbol a los colegios, donde otros deportes como el bádminton, el tenis de mesa o la gimnasia ya están asentados (y donde China es una superpotencia absoluta).

Manzano: “La diferencia la marcan los jugadores locales”

Si alguien conoce bien los entresijos de la Liga china es Gregorio Manzano. El entrenador jiennense ha pasado dos años entrenando en China, uno en el Beijing Guoan y otro en el Shanghai Shenhua: “Hay un antes y un después”, explica Manzano a 20minutos. “Hasta hace un par de años China era un retiro espiritual y futbolístico para jugadores veteranos, pero ahora rompen el mercado”.

El extécnico de Atlético de Madrid o Mallorca, entre otros equipos, cree que un gran fichaje como el de Oscar “no será el último”. Manzano no duda en afirmar que la principal motivación que mueve a estos jugadores para irse a China es el dinero y destaca que los futbolistas son agasajados con todo tipo de comodidades durante su estancia en el páis asiático. “Mi experiencia ha sido en Pekín y Shanghai, las dos ciudades más grandes, y en ellas uno encuentra todo lo que necesita y más”, explica.

Manzano cree que, a pesar de la importancia de los fichajes, lo que marca la diferencia entre cada equipo es la calidad de los futbolistas locales. Pone el ejemplo del Hebei China. “Tenían a Lavezzi, a Gervinho, a Kakuta… pero los chinos del equipo no tenían mucho nivel y estuvieron lejos de poder disputar los puestos de Champions (asiática)”.

El entrenador jiennense explica con un ejemplo la implicación del Gobierno chino en la Liga. “El Estado es aquí dueño de todo. En el equipo en el que estuve, el Shanghai Shenhua, un presidente hizo una mala gestión y el Gobierno le dijo que se fuera. Y luego pusieron a nuevos dirigentes”. Manzano destaca que “Xi Jingping dijo que el fútbol era una prioridad y todos se tiraron de cabeza por complacerle“, explicó en referencia a las fuertes inversiones que compañías chinas están haciendo en su liga y en otros países, como España.

Manzano estuvo cerca de ser seleccionador chino, pero no llegó a un acuerdo con la Federación por la duración del contrato y finalmente, fue Marcello Lippi el que se hizo con el cargo. Mientras, está en España “esperando acontecimientos”.

Los fichajes estrella de la Liga china

Oscar (Brasil, ex Chelsea) – Shanghai SIPG – 61 millones de euros.

Hulk (Brasil, ex Oporto) – Shanghai SIPG – 55 millones de euros.

Alex Teixeira (Brasil, ex Shakhtar) – Jiangsu Suning – 50 millones de euros.

Jackson Martínez (Colombia, ex Oporto y ex Atlético) – Guangzhou Evergrande Taobao – 42 millones de euros.

Ramires (Brasil, ex Chelsea) – Jiangsu Suning – 25 millones de euros.

Gervinho (Costa de Marfil, ex Arsenal y ex Roma) – Hebei China Fortune – 18 millones de euros.

Graziano Pellè (Italia, ex Southampton) – Shandong Luneng Taishan – 15 millones de euros.

Paulinho (Brasil, ex Tottenham) – Guangzhou Evergrande Taobao – 14 millones de euros.

Demba Ba (Senegal, ex Chelsea) – Shanghai Shenhua – 13,5 millones de euros.

Fredy Guarín (Colombia, ex Inter) – Shanghai Shenhua – 13 millones de euros.

Ezequiel Lavezzi (Argentina, ex PSG) – Hebei China Fortune – 6 millones de euros.

Jádson (Brasil, ex Shakhtar) – Tianjin Quanjian – 5 millones de euros.

Obafemi Martins (Nigeria, ex Inter y ex Levante) – Shanghai Shenhua – 2 millones de euros.

Luis Fabiano (Brasil, ex Sevilla) – Tianjin Quanjian – Libre.