Pablo Casado asegura que no caerá en "afanes inquisitoriales" en el PP por los audios de Cospedal con Villarejo

    0
    1

    EFE

    • El PP se desmarca de Cospedal: “Son asuntos del pasado que no tienen que ver con esta direccón”.
    • Cospedal deja de ser alto cargo del PP por el ‘caso Villarejo’, pero mantiene su acta de diputada.

    El presidente del PP, Pablo Casado, ha dicho este martes que no caerá en “afanes inquisitoriales” dentro de su partido a raíz de las “filtraciones interesadas” de los audios que recogen conversaciones de la exsecretaria general María Dolores de Cospedal con el excomisario Villarejo.

    Sin nombrar en ningún momento a Cospedal, Casado ha afirmado, en su intervención en la reunión del grupo popular en el Senado, que el PP tiene que ser ese partido “ejemplar pero también justo” que ante este tipo de situaciones mantenga un “equilibrio exigente” entre la petición de responsabilidades y el respeto a la presunción de inocencia, sin hacerse partícipes de “ninguna práctica del pasado” que les pueda “avergonzar”.

    En declaraciones posteriores a los periodistas, Casado ha dicho que la renuncia de Cospedal a la ejecutiva del PP es un gesto “que le honra” y que responde al compromiso que él mismo ha adquirido como presidente de que sea el partido “más transparente, más ejemplar y que más explicaciones dé”.

    Incluso aunque sea sobre cuestiones que no tienen “ningún proceso judicial abierto”, ha apostillado.

    Conversaciones “privadas”

    Sobre los últimos audios publicados por el portal Moncloa.com en los que el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, le dice a Villarejo que “el jefe está de acuerdo” con la supuesta propuesta de realizar “trabajos puntuales” para el partido, Casado ha rechazado comentar conversaciones “privadas”.

    Ha apuntado que ni siquiera puede “certificar que son ciertas” y ha reiterado que su obligación es “exigir ejemplaridad” en el partido y eso ya lo ha hecho.

    Ante el grupo popular en el Senado, el líder del PP se ha dirigido directamente a la senadora del PP Pilar Barreiro, que acaba de reincorporarse al grupo tras ser exculpada en el caso Púnica, y ha reafirmado que el partido seguirá siendo “muy exigente con la transparencia, la ejemplaridad en la asunción de responsabilidades y la colaboración con la Justicia”.

    Pero ha recalcado que “sin caer en afanes inquisitoriales” que supondrían caer “irremediablemente en la injusticia” y ha insistido en que el PP se tiene que hacer respetar frente a la doble vara medir que se aplica si las supuestas irregularidades afectan a unos partidos y otros.

    “Es algo que tenemos que poner sobre la mesa, no podemos aceptar que en España se liquide la presunción de inocencia”, ha subrayado Casado, que ha reafirmado al mismo tiempo su compromiso frente a la corrupción y ha advertido de que no van a tolerar ninguna lección de otros partidos y que se regirán por su propio código ético.

    Legislatura “en barrena”

    El líder del PP ha preguntado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a qué se está esperando para que la ministra de Justicia dimita o para cesarla.

    “Si tan grave es para otros partidos que se conozcan conversaciones que no se consideran constitutivas de delito ni siquiera pueden ser susceptible de ninguna investigación judicial, ¿por qué miembros del Gobierno actualmente siguen en el escaño azul?”, ha preguntado.

    Ha exigido así al PSOE que explique qué va a hacer también con otros tres ministros cuya situación patrimonial el PP considera que nos está aclarada.

    Para Casado, la legislatura parece haber entrado en “cierta barrena” con un Gobierno que “ya no puede cometer más errores y un Sánchez que “se rinde a la fatalidad de que los presupuestos no van a salir adelante”.
    Frente a eso, ha subrayado que la única alternativa para España es se convoquen elecciones cuanto antes y, mientras tanto, que el PP mantenga su oposición responsable y firme.