12/11/2016 22:27:55
El delantero Nelson Haedo Valdez fue uno de los que se refirió al tema y reclamó por disputar el duelo con Bolivia a más de 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Foto Nota
Los futbolistas de la selección de Paraguay, Derlis González y Nelson Valdez, coincidieron hoy en que jugar a 3.625 metros de altitud “es inhumano”, en relación al partido que les enfrentará este martes contra Bolivia en La Paz, en las Clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018.

Los delanteros, que ofrecieron una rueda de prensa en la ciudad deportiva de Ypané, destacaron que tendrán que vencer esa desventaja para puntuar ante los altiplánicos, tras la derrota por 1-4 del pasado jueves en casa contra Perú.

“Por la experiencia que tengo de jugar en Bolivia, es inhumano jugar ahí, pero es lo que toca, es lo que hay y tenemos que hacer todo lo posible para puntuar”, dijo Valdez tras el entrenamiento de esta mañana.

Paraguay no puede permitirse más reveses después de perder contra los incaicos si quiere clasificarse para Rusia 2018. “Después del partido contra Perú todos estamos muy tristes, pero hay que cambiar esa mentalidad porque nos viene un partido fundamental, en el cual creo que tiene que haber cero errores”, advirtió González.

“Tenemos que tratar de hacer algo similar a lo que hicimos contra Argentina, tratar de tener el balón, no correr tanto con la pelota y golpear cuando sea necesario”, añadió el valor del Dinamo de Kiev de la Liga Premier de Ucrania.

En cuanto al entrenamiento, en la jornada de este sábado se unió al grupo el volante del Olimpia paraguayo Jorge Mendoza, quien fue llamado para reemplazar al lesionado Federico Santander.

El técnico Francisco Arce deberá recomponer gran parte del plantel para hacer frente a Bolivia, ya que tampoco podrá contar con los centrocampistas Rodrigo Rojas, de Cerro Porteño, y Cristian Riveros, de Olimpia, sancionados por acumulación de tarjetas amarillas. Paraguay es séptimo con 15 puntos y Bolivia décimo con 4 unidades.

Su duelo está pactado para este martes a las 17 horas en el estadio Hernando Siles, con arbitraje del uruguayo Christian Ferreyra.