Parsons, de Atlanta Hawks, sufre "lesiones permanentes" tras el accidente provocado por un conductor borracho

0
25


Chandler Parsons, jugador de los Atlanta Hawks de la NBA, sufrió la pasada semana un accidente de tráfico en el que su coche fue arrollado por un conductor borracho. El equipo reveló que su jugador había sufrido una conmoción cerebral y lesiones cervicales, aunque hasta ahora no se han conocido más detalles de las secuelas derivadas del choque.La firma de abogados Morgan&Morgan, contratada por el jugador para llevar el caso contra el conductor borracho, ha revelado la gravedad de las lesiones sufridas por Parsons:»Chandler ha salido seriamente dañado del accidente y presenta múltiples, severas y permanentes lesiones, incluida lesión cerebral y una hernia discal», informa la firma.Un contratiempo que deja su futuro en incógnita: «Está trabajando con los doctores y las posibilidades de regresar al baloncesto no están claras«, aseguran fuentes del bufete. Parsons, de 31 años, recaló en el verano de 2019 en la franquicia de Atlanta, tras pasar por Memphis Grizzlies, Dallas Mavericks y Houston Rockets, por los que fue elegido en el draft de 2011.