web
statistics
Noticias

Pinta al óleo a desconocidos que encuentra en Internet

Pinta al óleo a desconocidos que encuentra en Internet

HELENA CELDRÁN

  • Iván Cantos reflexiona sobre nuestro modo de relacionarnos y mostrarnos.
  • La Twin Gallery de Madrid expone la obra más reciente del autor, que lleva las imágenes digitales al mundo tangible con óleos, dibujos y esculturas.
  • El artista se interesa por la “proyección falsificada” que se produce cuando contemplamos la foto de alguien en una plataforma pública ‘online’.

Obsesionado por los límites del lenguaje, René Magritte creó en 1929 La traición de las imágenes, una serie de pinturas entre las que figura uno de los trabajos más citados, alabados y parodiados del autor surrealista. Bajo el dibujo de una pipa de fumar se lee, escrito con caligrafía escolar, Ceci n’est pas une pipe (Esto no es una pipa). El artista incidía así en que el objeto no era tal, sino sólo una representación.

El reto de Magritte sigue vigente en un mundo online en que la imagen arrebata la autenticidad y suplanta la verdad en la avalancha de imágenes que cada día nos aturde en la Red. En su última serie de obras, Iván Cantos (Madrid, 1967) reflexiona sobre el modo en que “los medios han convertido la experiencia del otro a través de las redes sociales y las comunicaciones vía Internet”.

El vacío de contemplar al otro

La cabeza y el campo, en la Twin Gallery de Madrid hasta el 5 de noviembre, es la segunda exposición en solitario que la galería dedica al autor. La cabeza representa el lugar en que experimentamos; el campo, el objeto físico, en este caso el lienzo o la escultura. Cantos selecciona para sus trabajos fotos de personas encontradas en Internet y lleva esas imágenes digitales al mundo tangible creando óleos, dibujos y esculturas de arcilla, grafito, cemento o madera.

¿Cómo nos ven los demás? ¿Qué comunicamos con nuestra imagen cuando alguien no nos conoce? ¿Qué pasa cuando incluimos a las redes sociales en la ecuación? Los retratos reunidos en la muestra corresponden a “proyecciones anónimas de gente” que el artista nunca ha conocido. Con la colección de miradas cansadas, serias, tristes o asépticas de esos seres humanos, se interesa por el vacío que se produce cuando contemplamos la foto de alguien en una plataforma pública online e insiste en que se trata de una “proyección falsificada”, no de un reflejo verdadero.

En Internet existe todo y no existe nada. Cantos esculpe para revelarse contra lo etéreo, revierte la “imposibilidad de tocar” y destaca entre las creaciones presentes en la exposición las esculturas de grafito, que llama “dibujos hinchados” porque con ellas quiere elevar a las dos dimensiones el dibujo a lápiz. En el polo opuesto — “la inmaterialidad”— también destaca una serie de cuadros al óleo en los que representa espacios vacíos, fondos y espejos sin reflejo, pintados como para contraponerlos a la mole de retratos que se nos viene encima en cuanto ingresamos en el universo web.

Noticias

More in Noticias