¿Qué es la celotipia o síndrome de Otelo? Todo sobre los síntomas que te revelarán si tienes celos patológicos

0
59



Los celos nunca traen nada bueno pero cuando una persona está obsesionada con la idea de la infidelidad, busca de forma constante pruebas que demuestren sus sospechas, se muestra violenta o humilla a su pareja y condiciona toda su vida alrededor de estos pensamientos podemos hablar de algo mucho más peligroso: el delirio celotípico.

La celotipia, también conocida como celos patológicos o Síndrome de Otelo (en alusión al personaje de la famosa tragedia de Shakespeare que asesina a su esposa Desdémona a causa de los celos enfermizos), es un trastorno mental que perjudica de forma muy grave el bienestar emocional de quien lo padece y, por extensión, el de su pareja, poniendo en grave peligro y destruyendo, en numerosas ocasiones, la relación.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM 5) de la Asociación Americana de Psiquiatría es un subtipo del trastorno delirante relacionado con la esquizofrenia. “El tema central de esta idea delirante es que la pareja tiene un amante o es infiel. Esta idea se apoya sobre inferencias erróneas apoyadas en pequeñas pruebas, como, por ejemplo, manchas en la ropa. El sujeto con esta idea intenta intervenir en la infidelidad imaginada, como, por ejemplo, investigando al amante o agrediendo a la pareja”.

El celotípico, por tanto, convierte los celos en el eje central de su vida, en una auténtica obsesión y está completamente angustiado con la idea de una infidelidad de su pareja, lo que afecta, por extensión, a su vida familiar, laboral y social. Sin embargo, se trata de un pánico irracional, sustentando siempre en una idea falsa, sin ningún argumento lógico o prueba de realidad que lo demuestre; por lo que la ayuda de un profesional se hace siempre necesaria para poder superar esta psicopatología.

Conviene tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones las personas que padecen la celotipia no son realmente conscientes de que estos celos están fuera de lugar, por lo que les va a resultar complicado reconocer por sí mismas que tienen un problema. Entre los síntomas mas comunes de este trastorno encontramos:

Fe ciega en una idea: la de que está siendo engañada por su pareja. La persona que sufre la celotipia mantiene esta idea delirante con absoluta convicción a pesar de que la evidencia y la lógica demuestren lo contrario.

– Muchas veces estas ideas delirantes rozan lo fantasioso.

– Pueden presentar síntomas depresivos intermitentes e, incluso, un cuadro completo de depresión.

– Vive en una constante montaña rusa de sentimientos que van de la agresividad, la irritabilidad extrema y la rabia a la frustración y autocompasión.

– Sufre de un temor excesivo a perder a su pareja. Y, de hecho, padece un miedo extremo cuando no está con su pareja porque no la puede controlar.

Controla hasta la obsesión y sin ningún tipo de respeto por su intimidad todo lo que hace su pareja: cómo se viste, con quién habla por teléfono o redes sociales, con quién queda… siendo capaz, incluso, de perseguirle o ponerle cámaras.

– Se enfada constantemente por cualquier motivo, por mínimo que sea, y hace interpretaciones erróneas de cualquier cosa que hace o dice su pareja, culpabilizándole por todo.

– Puede sufrir ansiedad y trastornos del sueño por no poder sacarse esa idea obsesiva de la cabeza y vivir en un eterno estado de alerta.

– Puede utilizar la violencia verbal o física hacia la pareja y/o su supuesto/a amante.

Detrás de una persona que sufre celotipia se esconde generalmente alguien repleto de inseguridades y muy baja autoestima que tiene, además, una necesidad exagerada de que su pareja le demuestre su amor de forma constante ya que su equilibro emocional depende única y exclusivamente de esa relación. Esto podría estar relacionado con un trauma de la infancia y falta de vínculos afectivos con sus padres durante esa época.

Esta baja autoestima les impide, por otro lado, valorarse a sí mismos. Son emocionalmente inestables, se comparan constantemente con los demás pensando que los otros son mejores y viven con un intenso miedo a quedarse solos (de ahí la necesidad enfermiza de vigilar o estar siempre con su pareja).

Cuando la celotipia se instala en la pareja va a desembocar en peleas y conflictos constantes, un estrés continuo en la relación y el inicio de una fase destructiva que va a minar la salud mental de ambas partes desembocando, probablemente, en la ruptura final.

La única manera de solucionarlo es optar por el tratamiento psicológico donde se suele trabajar con la Terapia Cognitivo Conductual para modificar las creencias irracionales que el paciente tiene sobre la vida de pareja por otras más positivas y racionales, potenciar la gestión y control de sus propias emociones, descubrir el origen de sus obsesiones y desarrollar su autoestima y la confianza en el otro.



Source link