Rumanos vuelven a protestar contra el Gobierno tras violencia policial que dejó más de 400 heridos

0
1

11/08/2018 18:38:47
Se estima que en la protesta de ayer, en que se generaron los episodios de violencia, participaron más de 100.000 personas, muchas de ellas rumanos residentes en el extranjero que denunciaban la corrupción que impide que mejore la calidad de vida para poder regresar a su país.


Más de 40.000 rumanos han vuelto a manifestarse hoy en Bucarest para rechazar la violencia que la Policía empleó anoche durante una masiva protesta antigubernamental, que se saldó con 440 heridos, 30 de ellos agentes.

“Dimisión” y “No tengáis miedo, los rumanos se levantan” corearon miles de ciudadanos reunidos en la Plaza de la Victoria, donde está la sede del Ejecutivo.

“Me dieron anoche una paliza unos gendarmes, me golpearon con porras en la cara y en las piernas, pese a avisarles de que estaba haciendo mi trabajo de informar”, cuenta a Efe, Robert Mihailescu, periodista del portal informativo HotNews.ro.

También el Gobierno austríaco y la radiotelevisión pública de ese país, ORF, han criticado la agresión a un cámara de esa emisora.

“La libertad de expresión y libertad de prensa, vinculada a ella, son libertades fundamentales de la Unión Europea con las que nos identificamos y que deben ser protegidas incondicionalmente”, aseguró el canciller austríaco, Sebastián Kurz, en un mensaje en Twitter.

Los enfrentamientos entre los antidisturbios y los manifestantes dejaron un balance de más de 450 heridos, 30 de ellos policías.

La ministra rumana del Interior, Carmen Dan, explicó hoy en rueda de prensa que las fuerzas del orden actuaron contra grupos organizados de “hooligans” y que lo hicieron solo cuando fueron atacados mientras defendían las instituciones del Estado.

Sin embargo, en la red social Facebook se pueden ver vídeos que muestran a manifestantes pacíficos mientras son apaleados por los agentes.

Se estima que en la protesta de ayer participaron más de 100.000 personas, muchas de ellas rumanos residentes en el extranjero que denunciaban la corrupción que impide que mejore la calidad de vida para poder regresar a su país.

El propio presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, criticó la “brutal manera de proceder” de la Policía contra los manifestantes y acusó al gobernante Partido Social Demócrata (PSD) de llevar al país hacia el caos.

En la protesta de este sábado, muchas personas se acercaron para manifestarse contra la brutalidad ejercida por la policía, pero también para protestar contra la corrupción y pedir la dimisión de la primera ministra, la socialdemócrata Viorica Dancila, a la que consideran marioneta del presidente de su partido, Liviu Dragnea.

Dragnea está considerado como el verdadero hombre fuerte de Rumanía, aunque no puede ser investido como jefe del Ejecutivo por una condena en 2016 pro fraude electoral.

El Gobierno de coalición, liderado por los socialdemócratas, ha tomado en los últimos años varias polémicas medidas, que sus críticos dicen dificultan la lucha contra la corrupción, y que han provocado distintas oleadas de protestas populares.

En febrero de 2017 se produjo la mayor ola de protestas desde la caída del comunismo en 1989 por el intento del Gobierno de despenalizar ciertos delitos de corrupción.