"Si me llevas a una residencia te desheredo", el polémico eslogan de una empresa de cuidadores

    0
    69

    ANA GONZÁLEZ LÓPEZ

    • El sector de la dependencia valenciano y sindicatos piden la retirada de la publicidad de los autobuses por denigrar a las residencias geriátricas.
    • En un comunicado, la empresa del polémico anuncio asegura que hasta cuatro bufetes les han asegurado que no incurren en ninguna ilegalidad por el anuncio.
    • La empresa de la publicidad polémica asegura que simplemente no está a favor ni de las residencias ni de el modelo «obsoleto» de éstas.

    La empresa de cuidadores Cuidum ha desatado la polémica con su publicidad en los autobuses de la EMT valenciana. El anuncio de la discordia que ha provocado que el sector de la dependencia valenciano pida la retirada de esta publicidad consiste en la imagen de una señora mayor con un rodillo en la mano y gesto amenazante acompañada del polémico eslogan «Si me llevas a una residencia te desheredo«.

    El malestar por el anuncio no ha quedado ahí y la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana, conocida como AERTE ha pedido a Cuidum que retire el anuncio si no quiere que les demanden, según un comunicado publicado en la web de Cuidum. Además de la AERTE, los sindicatos UGT-PV, LARES-CV y CCOO-PV también han pedido que se retire la publicidad al considerar que da mala imagen de las residencias geriátricas.

    Por su parte, en el comunicado publicado en su propia web, la empresa de cuidadores Cuidum asegura que hasta cuatro bufetes de abogados les han asegurado que no incurren en ninguna ilegalidad y que la empresa simplemente no está a favor ni de las residencias ni del modelo «obsoleto» de éstas:

    «Lo primero fue evaluar nuestra conciencia… ¿estábamos haciendo algo malo? ¿Con nuestra actuación denigrábamos a alguien? Tras mucha reflexión consideramos que nada más lejos de la realidad. Somos adultos y sabemos que nada que valga la pena hacer va a contar con el acuerdo de todos en la sociedad, sobre todo cuando hay intereses económicos en el tablero. No es nuestra intención pasar por esta vida de puntillas y si tenemos la oportunidad de cambiar a mejor el mundo en el que vivimos estamos dispuestos a granjearnos algunos enemigos en el intento.

    Lo segundo fue asesorarnos legalmente y consultar si habíamos incurrido en alguna ilegalidad con nuestra iniciativa. Se nos ha asegurado por cuatro despachos de abogados diferentes que no hay motivo para pensar eso.

    Y es que nosotros no estamos a favor de las residencias ni de ese modelo.

    No queremos envejecer en una residencia, compartiendo habitación con una persona desconocida, sin intimidad, desarraigados de un hogar, desorientados y perdidos«.