Siete razones por la que 2020 se convertirá en un matadero electoral

0
48

Rey Díaz

Mientras Leonel Fernández Reyna o Danilo Medina sean los candidatos a la primera magistratura de la nación dominicana, participar en las elecciones del 2020 será como ir a un matadero electoral.

En primer lugar el PLD tiene todo el dinero necesario para gastar en propaganda política. Asustaran como se hace  con los plátanos, con agua fría, al decir que ellos son la única opción política que garantiza la estabilidad y el bienestar social. También señalarán que los partidos de oposición no tienen un candidato con la experiencia que ellos tienen para el manejo de la administración pública.

Y es cierto, no hay nadie que pueda competir en ese aspecto con la experiencia que ellos tienen en actos delictivos de corrupción e impunidad.

En segundo lugar tienen todo el dinero que han acumulado por actos de corrupción para comprar los senadores dominicanos para cambiar la constitución con el propósito de que esta sirva a sus intereses y ambiciones políticas.

En tercer lugar los Peledeísta manejan los medios de comunicación social como la radio, la televisión y la prensa escrita en forma tal que le permite acaparar la atención de los votantes y hacer creer al pueblo que sin ellos, el país se hunde. Además tienen dinero para seguir pagando todas las bocinas habidas y por haber en los medios sociales quienes defenderán a Medina o a Leonel, dependiendo de quién sea el candidato.

Hasta ahora esas bocinas no están unidas pero al escoger un candidato que represente al PLD, se unificaran para continuar la defensa de sus intereses.

Como si estas tres realidades no fueran suficientes tienen la cuarta razón que representa el control absoluto de la Junta Central electoral que bailará al son de la música Peledeísta. En la Junta Central Electoral se resolverá, como en otras elecciones, quien será el ganador, que siempre será a favor del PLD.

La quinta razón es que tienen un partido organizado con una coherencia de una organización mafiosa, guiados por el Comité Político y el Comité Central, quienes son capaces de movilizar las masas desde cualquier punto de la nación para una campaña que demuestre su fuerza de aglutinar las masas, todo esto, claro está, se hará con el dinero del pueblo.

La sexta razón para ese matadero electoral que sigue siendo válida por su impacto social es el otorgamiento de las tarjetas de solidaridad, y la ayuda social de dinero que regala el gobierno para la compra de gas propano entre familias de escasos recursos económicos que le ha permitido hasta cierta forma, comprar la consciencia de un pueblo que todavía vive en la miseria.

La séptima razón para señalar que ir a las próximas elecciones es como ir a un matadero electoral tiene que ver con el sistema de justicia que favorece todas las diabluras cometidas por los miembros del poder político del PLD. En este sentido la Suprema Corte de Justicia dominicana está formada por jueces que obedecen a la corrupción Peledeísta.

Por último estos mercenarios de la política dominicana cuentan con el control de los cuerpos castrenses: como son la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, la Marina de Guerra y el Ejército Nacional para reprimir a cualquier fuerza de la oposición.

Hasta ahora no podemos señalar con precisión cuál de los posibles candidatos que pudiera presentar el PLD será el candidato oficial, pero los que hasta ahora van a la delantera son  Medina y Fernández quienes son los más corruptos, que han emergido de las cloacas del PLD para embarrar y corromper todo los organismos de la sociedad dominicana.

Estas condiciones impuestas por el PLD son más tóxicas y letales, que la condición política y social que vivió el pueblo durante los 12 años del gobierno de Balaguer. En ese entonces, el fundador del PLD, el profesor Juan Bosch optó por no ir a las elecciones para no hacer el ridículo de ir a un matadero electoral.

Entiendo que existirán otras ideas opuestas a las expresadas aquí sobre el por qué Bosch no se presentó como candidato en varios de los comicios durante los 12 años, cuando para algunos tenía la opción de participar junto a otros partidos de oposición, pero la razón principal, así creo, era no faltar a sus principios de claudicar a su moral y perspectiva sobre la clase de gobierno que buscaba realizar. Además de que los Balaguerista arreglaban el triunfo electoral a través de la Junta Central Electoral.

Cuatro años más de gobierno Peledeísta significan: más obstrucción a la justicia, mas corrupción política, mas impunidad, más pérdida de la soberanía nacional, más atropellos a la libertad de prensa, más protección hacia los corruptos, deterioro de los valores de la Patria, una inmigración descomunal que afecta la soberanía nacional y un pueblo que cada día reduce  su poder adquisitivo.

Tarde o temprano, las acciones que sacarán del poder a esa asociación de malhechores serán los empréstitos que el gobierno dominicano viene haciendo con otras entidades financieras, endeudando al país para amortizar una deuda que se hace cada día más difícil de pagar y que vive sofocando y limitando a su vez las oportunidades del pueblo dominicano, para salir de la pobreza que los malos gobiernos han impuesto en el territorio nacional.