¿Son efectivos los suplementos de colágeno para las articulaciones?

0
35



En la era de los suplementos alimenticios, hay uno que triunfa tanto entre los jóvenes amantes del deporte como las personas de la tercera edad. Se trata del colágeno, un suplemento que promete mantener la elasticidad de la piel y mantenerla joven, fortalecer el cabello y las uñas, proteger las articulaciones en la práctica de deportes de alto impacto e incluso reducir el dolor articular y la falta de movilidad causados por la artrosis

Pero ¿qué hay de cierto en los beneficios de una sustancia que se puede encontrar desde en los salones de belleza, hasta en la consulta de los traumatólogos pasando por los gimnasios?

El colágeno es la proteína o, mejor dicho, la familia de proteínas más abundante del nuestro organismo, pues alrededor del 30% de las proteínas que componen nuestro cuerpo pertenecen a este grupo. Es el principal elemento y sirve de ‘andamiaje’ y estructura básica de los tejidos conjuntivos de nuestro cuerpo, como la piel, el pelo, los huesos, los tendones y cartílagos, cuyo peso seco está compuesto casi al 50% de colágeno, de ahí que su papel sea fundamental en la estructura y el buen funcionamiento de las articulaciones en particular y del aparato locomotor en general.

Además, el colágeno interviene en funciones vitales como la coagulación de la sangre. Viendo todas las funciones que realiza, no cabe duda de que un déficit de colágeno provocaría graves problemas en nuestro organismo.

Como consecuencia del envejecimiento, sobre todo a partir de los 40 años, nuestro cuerpo empieza a disminuir la producción y regeneración del colágeno, y a los 70 años se calcula que hemos perdido el 30% de este.

Esta pérdida se traduce en flacidez en la piel, arrugas y, sobre todo, en problemas articulares y reumáticos, como artrosis, enfermedad degenerativa que afecta, según datos de OAFI (Osteoarthritis Foundation International) a 300 millones de personas en el mundo, siete de ellas en España. Por este motivo, cada vez más los médicos que recomiendan un suplemento de colágeno hidrolizado.

Si es útil o no suplementarse con colágeno es un tema bastante controvertido, pues existen estudios en ambas direcciones. Por un lado, se asegura que el colágeno es una molécula demasiado grande para ser absorbida en el intestino y que, para asimilarla, nuestro aparato digestivo tiene que descomponerla antes de los a aminoácidos que la forman, que son principalmente prolina, lisina y glicina.

Es decir, que es responsabilidad de nuestro organismo volver a ‘montar’ el colágeno. Si lo que nuestro cuerpo pierde con la edad es la capacidad de crear ese colágeno, ¿qué sentido tiene ingerir una molécula que va a ser descompuesta si nuestro organismo no es capaz de recomponerla?

Según esta teoría, sólo se necesitaría suplementarse si a través de la dieta no se ingirieran las suficientes proteínas, algo que suele ocurrir en las personas de la tercera edad. Pero para solucionarlo, podría suplementarse con cualquier proteína que tuviera los mismos aminoácidos que compone el colágeno, no necesariamente colágeno en sí.

Sin embargo, otros estudios, muchos de ellos recientes, sugieren que la ingesta de colágeno, si este es hidrolizado (CH) y con un peso molecular inferior a 5.000 Da, puede absorberse en el intestino hasta en un 80% y sí serviría como suplemento.

Muchos estudios científicos aseguran que sí, pues existen más de 60, tanto clínicos como preclínicos, que indicarían que la ingesta de CH sí es beneficioso para las articulaciones. Según se asegura en la revista Nutrición Hospitalaria en el número 2015,32, el “CH estimula la regeneración de los tejidos colaginosos, potenciando la síntesis de colágeno tisular y también de los restantes componentes minoritarios de dichos tejidos (proteoglicanos y ácido hialurónico). Los estudios clínicos demuestran que tomar 10 gramos diarios de CH estimula y facilita la síntesis de colágeno tisular y, por lo tanto, ayuda a potenciar la regeneración de los tejidos colaginosos, previniendo y tratando las enfermedades degenerativas que afectan a los mismos (artrosis y osteoporosis) y también el deterioro dérmico”. Sin embargo, esta misma publicación asegura que estos suplementos sólo serían necesarios en caso de personas mayores de 45 años o con problemas de desgaste en las articulaciones.

Hacia esta dirección apunta el artículo “Colágeno hidrolizado para el tratamiento de la osteoartritis”, publicado en la Actualidad en Farmacología y Terapéutica en septiembre 2018, donde se asegura que “diversos estudios, tanto in vitro, in vivo como clínicos han demostrado que la ingesta de CH es capaz de estimular la regeneración de colágeno tisular y de la matriz extracelular del cartílago”.

Tras analizar varios estudios elaborados a lo largo de varias décadas, en este artículo se concluye que, “el colágeno hidrolizado se ha mostrado como un suplemento nutricional clínicamente eficaz para el tratamiento sintomático de pacientes con osteoartrosis (particularmente en casos de OA de rodilla)” y también apunta a que “tiene un efecto terapéutico positivo en pacientes con OA y osteoporosis, ayudando a incrementar la densidad mineral ósea, protegiendo al cartílago y, sobre todo, reduciendo el dolor articular”.

De lo que no existen evidencias científicas es de la eficacia de los suplementos de CH para prevenir las lesiones deportivas, por lo que, en caso de presentar molestias en las articulaciones, ya sea a causa de la artrosis o de una lesión deportiva, es recomendable no automedicarse y acudir al médico antes de tomar ningún tipo de suplementación alimentaria.



Source link