web
statistics
Noticias

Superar la amaxofobia: el miedo a conducir que sufre uno de cada cuatro conductores

Superar la amaxofobia: el miedo a conducir que sufre uno de cada cuatro conductores

EFE

  • La amaxofobia la suelen reconocer más mujeres que hombres, no porque la acusen más, sino porque a ellos les de más vergüenza.
  • Existen talleres teórico-prácticos gratuitos osbvencionados por la DGT y con presencia de psicólogos para superarla.
  • La fobia se origina por un accidente que resulta traumático o por el propio carácter (muy exigentes, muy inseguros…).

A Jorge, experto conductor, le sorprendió en plena autovía la rueda de un camión que impactó contra su coche. Nada más sacarse el carné, Carmen rozó un turismo cuando aparcaba el suyo.

Son dos incidentes que provocaron la misma consecuencia: amaxofobia o miedo a conducir, como el que sufre el 25% de los conductores.

Para superarla han acudido a un curso teórico-práctico impartido por la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), al que ha asitido un grupo de trece personas, todas mujeres menos Jorge.

No es que las mujeres se bloqueen más cuando se suben al coche. Su mayor presencia en estos cursos se explica, según recalca Ignacio Calvo, psicólogo de la Fundación, porque las conductoras se atreven más a reconocer su amaxofobia y ponerle remedio que los hombres, a los que les da más vergüenza admitirlo.

Tres años lleva ya la Fundación CEA impartiendo estas clases, subvencionadas por la Dirección General de Tráfico, DGT, y gratuitas para el alumno, para ese conductor que siente sudores, rigidez y temblor de piernas cuando se pone al volante. Son los síntomas más frecuentes en los que se exterioriza el miedo.

¿Qué lo origina? En la mayoría de los casos, subraya el experto, el hecho, para ellos traumático, de un accidente, aunque también el propio carácter del conductor, a veces muy exigente consigo mismo o en ocasiones muy inseguro en todos los ámbitos de su vida.

Ignacio Calvo comienza la sesión presentándose a los alumnos y pidiéndoles que cuenten en público qué les pasa cuando cogen el volante. Uno a uno, los trece lo hacen, casi todos tímidamente, quizá sintiéndose un caso raro.

Pero el psicólogo les tranquiliza y les hace comprender que el miedo no es en absoluto una reacción negativa y que, además, se debe aprender a “convivir con él”. Coincide con Calvo el director de la Fundación, Fernando González, desde el convencimiento de que los cursos pueden ayudar “a cruzar esa línea que no se quiere atravesar”.

Y para despejar cualquier atisbo de duda sobre su posible incapacidad para hacer de forma natural algo en apariencia sencillo, como podría parecer conducir, Calvo hace hincapié ante los alumnos de que manejar un vehículo no es fácil y, como la vida, “tiene incertidumbres porque no se puede controlarlo todo”.

¿Cuál es la clave para superar el miedo? Voluntad, constancia y conciencia de que cada cual lo puede afrontar a su manera. “Si quieres superarlo, a por ello”, enfatiza el psicólogo antes de asegurar que lo mejor es acudir a profesionales o personas que puedan entender el problema, ya que en ocasiones recurrir a un familiar puede “malograr su esfuerzo”.

Ana por ejemplo ya es capaz ya de expresar su miedo delante de desconocidos y de “enfrentarse” consigo misma. Acostumbrada a conducir cada día, esta mujer confiesa pasarlo mal al volante por culpa de su autoexigencia, que le somete a un control continuo y le hace perder los nervios.

“No te lo imaginas; es como si tuviera una voz en la cabeza que me dice constantemente lo que estoy haciendo mal”, explica en un descanso de la clase práctica, que tiene lugar en un circuito cerrado en la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

María Ángeles se sacó hace tres años el carné y solo se ha atrevido a coger el coche en cinco ocasiones. Tuvo un golpe “sin importancia”, pero le marcó. Aún así, está decidida: “O lo hago ahora o ya no lo hago en la vida”.

Susana hace una década que no se pone al volante. Tiene tentaciones de huir a casa. “¡Quién me mandará a mí!”, se la oye murmurar, aunque se queda.

Dudas que se extienden a otros compañeros de clase, pero que se disipan en la clase práctica cuando, contra todo pronóstico para ellos, se ven capaces de hacer virguerías al volante: frenado de emergencia en mojado, sobreviraje, simulador de vuelco de coche, etc…

Una sorprendente y rápida terapia que tiene resultados visibles, como en cada curso observa el jefe de instructores de la Fundación CEA, Jaime González. Las clases, dice, tienen un “éxito rotundo porque se ven capaces de hacer estas prácticas”, que “deberían ser obligatorias” para cualquier conductor, apostilla.

 

Noticias

More in Noticias