Todo sobre la rabia: ¿qué animales la portan, qué casos recientes se han producido y cómo tratarla a tiempo?

0
7


20MINUTOS.ES

  • Atendidas dos personas en Huelva y Valladolid que fueron mordidas por murciélagos que tenían la rabia.
  • BLOG: Cuando Louis Pasteur probó por primera vez en un humano (y con éxito) la vacuna contra la rabia

Nuevos casos de rabia transmitida por murciélagos han tenido lugar recientemente en España: dos personas sufrieron mordidas por parte de este animal que portaba la enfermedad en Valladolid y Huelva. Estos animales, declarados especie protegida en España, transmiten una enfermedad poco común en España, pero que resulta mortal si llega a desarrollarse.

La rabia, ¿qué es?

Se trata de una enfermedad que puede padecerse tras la mordedura o el contacto directo con mucosas o heridas con saliva de un animal infectado. El virus puede ser transmitido a cualquier mamífero, siendo los más comunes el perro y el gato en zonas urbanas o rurales y el murciélago en zonas silvestres.

Casos en el mundo

En el caso concreto de los murciélagos, el primer suceso de tramisión de rabia en España se produjo en el año 1987 y desde entonces casi todos los años se registra algún caso, principalmente en Levante, Andalucía y Cataluña. De hecho, el pasado verano hubo dos casos en Huelva y Valladolid.

En Europa el primer diagnóstico se realizó en 1954, y ha habido más de 1.100 casos en las cuatro últimas décadas, de los que más del 90 % los notificó Dinamarca, Alemania, Holanda, Francia y Polonia.

Algunos paises de América Latina también se han sufrido casos de rabia: el más sonado en este 2018, ocurrido el pasado mes de mayo, provocó la muerte de cuatro niños en Brasil.

Tratamiento específico

El virus de la rabia en animales como los murciélagos tiene un tratamiento distinto al de los mamíferos terrestres (actualmente erradicada en la península); por lo que es necesario reforzar y reiterar las medidas preventivas en relación con ese tipo, en cuanto a evitar contacto con animales potencialmente portadores, especialmente los que no se comporten de forma natural, y enseñar a los niños que no debe tocarlos.

En caso de mordedura, debe ser comunicada a los Servicios Sanitarios y, a ser posible, conservado el animal para ser analizado, y además se debe recibir la profilaxis postexposición oportuna, que se enmarca en la categoría III, con vacunación e inmunoglobulina.



Source link