Todo sobre los hurones: el animal de compañía preferido después de los perros y los gatos

0
66



Puede que a muchos les produzca extrañeza o ni se les haya pasado por la cabeza pero a día de hoy el hurón es el tercer animal de compañía favorito en España, solo por debajo, de los perros y los gatos. Sin embargo, no es una moda reciente. En Estados Unidos, por ejemplo, la afición por tener un hurón en el hogar es mucho más longeva (los hurones que proceden de allí pertenecen a la tercera generación de estas mascotas) y se cree que ya eran empleados como animales domésticos por los egipcios hace mas de 2.500 años aunque nunca fueron tan apreciados por ellos como los gatos.

Durante cientos de años el principal uso que se le ha dado a los hurones ha sido para el control de los roedores y para la caza de conejos, ya que gracias a su cuerpo largo y estilizado pueden colarse sin dificultad en sus madrigueras. Posteriormente, también han sido utilizados en misiones tecnológicas, como llevar cables a través de largos conductos, por ejemplo, en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA o para ‘instalar’ el cableado de televisión y sonido de una de las bodas reales más sonadas del pasado siglo, la de Carlos de Inglaterra y Diana Spencer.

Pero, ¿por qué el hurón puede convertirse en la mascota perfecta? Conozcamos al detalle algunas de sus características y sus principales necesidades antes de animarnos a llevarnos uno a casa.

El hurón es primo hermano de la comadreja, el tejón, la mofeta y la nutria, es decir, pertenece a la familia de los mustélidos pero, al contrario que sus parientes es la única subespecie doméstica.

Físicamente son alargados (unos 38 centímetros) con patas y cola corta, orejas redondeadas y su peso suele oscilar entre el kilo y los dos kilos y medio. Cuidados debidamente pueden alcanzar los ocho o diez años de vida.

Los expertos consideran que tienen lo mejor de los perros y los gatos: son curiosos y limpios como los felinos, sociables y simpáticos como los canes y, además, hipoalergénicos, lo que les convierte en una maravillosa alternativa para las personas con alergia al pelo de las mascotas.

Más allá de comparaciones, los hurones pueden considerarse excelentes animales de compañía por varias razones. Son tremendamente sociables, se llevan bien con los miembros de la propia especie, con perros y gatos y, por supuesto, con los humanos. Les encanta su compañía, son juguetones y muy inteligentes: puede aprender su nombre, responder a la llamada de su dueño, mantenerse quieto sobre sus hombros, adaptarse a salir a pasear con correa e, incluso, la capacidad de abrir puertas.

Precisamente por ese carácter sociable se recomienda decantarse por él si estamos convencidos de ser compatibles con su ‘estilo de vida’: si nos gusta pasar tiempo en casa, dedicarle horas de juego, amaestrarle y mimarle. Cuando estén bajo supervisión de un humano conviene que pasen todo en tiempo que pueden recorriendo libremente la casa para que puedan moverse y hacer ejercicio, eso sí, siempre muy pendientes para evitar que se hagan daño o se escapen. Por supuesto, son una excelente compañía para los más pequeños de la casa, de hecho, se han empezado a utilizar en terapia con niños con trastornos de espectro autista.

Por supuesto, a pesar de que cuando está activo le encanta curiosear, jugar y divertirse, el hurón duerme una media de 16-18 horas al día. Conviene, de hecho, respetar a rajatabla sus ciclos de sueño ya que esta es la única forma que tienen para absorber la melanina que necesitan. Suelen estar más activos a última hora de la tarde y principio de la noche.

Pueden estar libres por la casa pero también se recomienda que tengan su propia jaula y que cuenten con un espacio para aprender a hacer sus necesidades.

Los hurones son carnívoros estrictos aunque no demasiado voraces. Necesitan mucha proteína – carne de pollo, ternera o pavo, sobre todo- y no comen fruta ni verdura. En la actualidad existen numerosos piensos creados específicamente para ellos aunque en caso de necesidad se podría recurrir a la comida de gatos con proteína de alta calidad y poco hidrato de carbono.

Se recomienda altamente la identificación con microchip, así como la desparasitación una vez al año si son de interior o cada tres meses si están en el exterior o están en contacto con otros animales. El protocolo veterinario también recomienda vacunarles contra la rabia y el moquillo canino (que es letal en el 95% de los hurones).

Los hurones son animales muy limpios pero poseen un olor muy característico del que se debe ser consciente antes de adoptarlo. No hay una solución total a este tema pero sí normas de higiene que pueden aliviarlo casi por completo:

– Aunque se acicalen solos podemos bañarlos una vez al mes como máximo con productos específicos. Nos abusar de los baños para no producirles problemas en la piel (tienen una capa de grasa que les protege del exterior). Se les puede también limpiar las orejas semanalmente para reducir el olor y cepillarles el pelo con frecuencia.

– Muy importante también limpiar su jaula a diario o cada dos días para que no se acumulen las heces y orines en el lecho.

– Una práctica muy extendida, aunque afortunadamente cada vez menos frecuente, es la de extirparles las glándulas anales con la creencia de que así se elimina este fuerte olor. Se trata de un enorme error ya que no solo no tienen nada que ver con ello sino que estas glándulas sirven para favorecer la lubricación de las heces. Quitarlas puede provocar problemas de la salud en la mascota. En realidad las glándulas responsables de este olor son las subcutáneas que se encuentran distribuidas en la piel de su cara.

Perfectamente, siendo esto lo más recomendable. En España existen varias asociaciones y refugios donde se puede adoptar un hurón como Huronlife o SOSHurones.



Source link