¿Tomar el sol influye en la piel cuando estamos tomando medicamentos?

0
66



La exposición a los rayos solares tiene importantes beneficios para salud, si se realiza con precaución. La radiación solar ayuda a estimular la producción de vitamina D, reduce la presión arterial al dilatar los vasos sanguíneos, favorece la circulación y es beneficiosa para el tratamiento de algunas patologías cutáneas como la psoriasis, entre otros efectos positivos.

Sin embargo, a la hora de tomar el sol es esencial tener en cuenta ciertos aspectos para evitar problemas de salud como quemaduras, reacciones alérgicas, daño ocular e incluso cánceres de piel. Además, si estamos en tratamiento tomando medicamentos y nos exponemos a la radiación solar de forma prolongada, hay que conocer cuáles son las consecuencias para nuestra piel.

En algunas ocasiones, la combinación de sol, altas temperaturas y medicamentos resulta perjudicial para la salud. La ingesta de determinados fármacos puede provocar una mayor reacción a la luz solar e incrementar el riesgo de sufrir una reacción fototóxica.

De hecho, «la radiación solar incide sobre el fármaco, liberando energía que deteriora el ADN y puede provocar lesiones cutáneas como quemaduras en minutos u horas”, destaca la doctora Susana Urrutia en una publicación de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Otra de las consecuencias puede ser la aparición de fotoalergia, ya que «tras la exposición previa al medicamento y tras exponerse al sol, el fármaco actúa como un alérgeno y ocasiona lesiones tipo eccema, en un plazo entre las 12-72 horas», añade la experta en dermatología.

Los fármacos que con mayor frecuencia pueden producir fotosensibilidad son los antihipertensivos, antibióticos, anticonceptivos, antiinflamatorios no esteroideos (AINES), hipolipemiantes, antiulcerosos, psicofármacos, antidepresivos, retinoides, antifúngicos, antihistamínicos, antivirales y psolarenos.

Respecto a reacciones en la piel más comunes ocasionadas por la fotosensibilidad, la doctora Urrutia destaca «aquellas que se manifiestan como eritema y edema, e inclusive vesículas o ampollas». Por otro lado, la radiación solar puede originar enfermedades latentes en nuestro organismo como el lupus subagudo con la ingesta de medicamentos como los antihipertensivos.

Por tanto, si estamos en tratamiento con fármacos y vamos a tomar el sol, hay que tener en cuenta qué tipo de fotoprotectores utilizamos y seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios.



Source link