Tras repuntar en 2016, positivos de dopaje bajan 40% Liga de Verano

0
35



SANTO DOMINGO. “Desafortunadamente, las drogas funcionan. Con cierta información, siempre (los infractores) puedes pasar las pruebas, es fácil de evadirlas, muy fácil”. Quien así opina en el documental Ícaro, disponible en Netflix, es Don Catlin, el doctor que fundó y dirigió por 25 años el laboratorio olímpico de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), donde se hicieron 50 exámenes al exciclista Lance Armstrong y ninguna arrojó positivo.

La Dominican Summer League (DSL) ha gozado de la mala fama de ser el circuito del béisbol organizado donde más casos positivos de dopaje se han detectado en los 12 años que lleva el programa, un monstruo que las autoridades doman por tiempo, pero que cuando más creen que lo tienen bajo control reaparece.

Este año, las medidas adoptadas tras el salto considerable que se produjo entre 2015 y 2016 parecen que han dado resultados, de acuerdo con las estadísticas publicadas por Minor League Baseball.

En los primeros nueve meses del año se reportaron un total de 13 suspensiones de jugadores, cuyas muestras de orina y sangre se tomaron en la DSL. Es un declive de un 40,9% con relación a los 22 que se descubrieron entre enero y septiembre de 2016.

“Es el producto del trabajo que hemos realizado, sobre todo de orientación a los muchachos, explicarle los efectos inmediatos y secundarios que tiene tomar sustancias no autorizadas”, explicó a DL Orlando Díaz, presidente de la DSL. “A cada jugador se le entrega la información de cuáles sustancias no pueden tomar, tanto en español como en inglés”.

El Stanozolol sigue a la cabeza como la sustancia preferida por aquellos jugadores que se arriesgan a buscar en las farmacias lo que no pueden lograr en el terreno. Diez de los 13 casos de este año son por este derivado de la hidrotestosterona que tiene un componente que aumenta la masa muscular y reduce la masa grasa.

La empresa encargada de realizar las pruebas en todas las ligas menores giró dos visitas al país para tomar muestras aleatorias a los 1,640 jugadores de 22 países en 2016, pero para este año se programaron cuatro.

Entre enero-diciembre de 2016 hubo 24 jugadores que fallaron en los exámenes, mientras que en 2015 habían sido 17, un incremento de un 41%. El equipo de los Yanquis fue el más afectado, con seis casos, seguido de los Rojos, con cuatro.



Source link