Un abuelo, condenado a cuatro años y medio de cárcel por abusar sexualmente de su nieta de tres

    0
    51

    EUROPA PRESS

    • Ante los psicólogos, la menor repitió su relato de los hechos indicando de forma clara todas y cada una de las prácticas a la que su propio abuelo la había sometido.
    • El acusado siempre había negado los hechos, aunque en el juicio ha asumido los mismos y se ha mostrado conforme con la pena finalmente impuesta.

    La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a cuatro años y medio de cárcel a un hombre. M.M.G., de 70 años, acusado de abusar sexualmente de su propia nieta, de tres años.

    Además, se le condena a indemnizar a la menor en 3.000 euros y se le prohíbe acercarse a menos de 500 metros y comunicarse por cualquier medio con su nieta durante diez años posteriores al cumplimiento de la pena de prisión que se le ha impuesto.

    Las penas se han fallado después de que el acusado en el acto del juicio se conformara con los cuatro años y medio de prisión que han sido planteados desde el Ministerio Fiscal y aceptados tanto por la acusación particular como por la defensa.

    El anciano, que se encuentra en prisión preventiva desde que ocurrieron los hechos en marzo de 2016, ha mostrado su conformidad con las penas por lo que las partes han acordado que no era necesario proseguir con el juicio.

    Los hechos se remontan al 5 de marzo de 2016 cuando la menor, de tres años, se quedó en el domicilio de los abuelos, en Linares (Jaén) mientras los padres hacían diferentes gestiones. Fue la propia menor la que días después y a pesar de su corta edad relató a los padres lo que con ella había hecho su abuelo.

    Los padres interpusieron la correspondiente denuncia, lo que llevó al ingreso preventivo en prisión del anciano. Hasta el momento, el acusado siempre había negado los hechos, aunque en el juicio previsto para este martes ha asumido los mismos y se ha mostrado conforme con la pena finalmente impuesta.

    Ante los psicólogos, la menor volvió a repetir su relato de los hechos indicando de forma clara, según recoge el Ministerio Fiscal, todas y cada una de las prácticas a la que su propio abuelo la había sometido.

    Inicialmente el Ministerio Fiscal reclamaba cinco años de prisión, mientras que la acusación particular pedía seis años de prisión y una indemnización de 36.000 euros.