Un árbitro da una lección de civismo en un partido de fútbol base: "¡La grada no existe!"

0
24


La violencia en el fútbol base arranca, muchas veces, por problemas con los aficionados. A veces es inevitable que los gritos acaben en violencia física, pero otras veces la actitud de los árbitros lo frena. Es lo que ocurrió en un encuentro en Málaga. Los jugadores y los aficionados que estaban en la valla lateral empezaron a decirse de todo, y la situación se empezó a caldear. En ese momento, el colegiado llamó a los futbolistas y les dio una lección de comportamiento tirando del tópico ‘dos no discuten si uno no quiere’.«¡La grada no existe!», interpeló a los futbolistas, mientras una parte de la afición aplaudía la actitud del árbitro.