Valverde da una vuelta de calcetín al Barça en 50 partidos

0
1

|

  • Es el mejor entrenador de la historia del  Barcelona en sus 50 primeros partidos.
  • Superó la marcha de Neymar y ahora el triplete azulgrana no es una quimera.
  • El próximo martes, Roma-Barcelona, a las 20:45 horas.

Es conocida la pasión de Ernesto Valverde por la fotografía. Seguro que el actual entrenador del Barcelona, tan observador con y sin cámara, habrá podido comprobar en sus propias carnes el inexorable cambio físico que sufre cualquier entrenador del Barcelona. La presión y la exigencia de un club tan grande hace vivir momentos únicos, pero también obliga a soportar una sobreexposición exagerada. Conviene pararse con el gran angular e intentar tomar la fotografía del Barça de Valverde, 50 partidos después de la llegada del técnico extremeño.

Ocho meses después, el Barcelona ha conquistado prácticamente el campeonato liguero, el más valorado por los entrenadores; es finalista de la Copa del Rey, en la que se medirá al Sevilla y tiene pie y medio en las semifinales de la Liga de Campeones, hecho que tendrá que corroborar ante la Roma, tras la gran ventaja obtenida en el Camp Nou.

Sin embargo, el camino no ha sido de vino y rosas. Valverde tuvo que hilvanar el roto creado entre la institución y su afición por la marcha de Neymar al PSG. El club azulgrana entró en pánico, se gastó pronto los 222 millones que el brasileño dejó en las arcas, pagó 120 millones por un jovencísimo Dembelé y se llenó de incertidumbres. Para colmo, las dos derrotas antes el Real Madrid en la Supercopa veraniega hicieron profetizar el fin de una era.

Llegaba el momento de trabajar, construir el equipo de abajo arriba. Con Messi en tu plantilla, además de Luis Suárez, había que garantizarse un buen orden defensivo, recuperar la presión alta, fomentar el buen ambiente y la competitividad entre sus hombres, sacar a algún jugador que restaba  e intentar hacer que todos los que se quedasen se sintiesen importantes. El resultado, con algunas excepciones como André Gomes o Paco Alcácer, ha sido extraordinario. Valverde ha recuperado la mejor versión de Jordi Alba y de Rakitic, está sabiendo dosificar a Iniesta en un año complicado para él por las lesiones y su posible marcha a final de temporada. Busquets vuelve a ser un mariscal de campo y, junto a Umtiti, Piqué ha vuelto a mostrar toda su jerarquía. Puede que el fútbol sea mejorable, que el estilo Barça haya sido retocado, pero se necesitaba recuperar la competitividad, por encima de todo.

Ernesto Valverde es el mejor entrenador de la historia del Barcelona en sus 50 primeros partidos, con 37 victorias y solo tres derrotas. Siempre quitándose importancia, reconociendo a sus antecesores, poniéndole normalidad a todas las situaciones, incluso al éxito.