Video | Cuatro parejas de padres e hijos en las Grandes Ligas con carreras de éxito

0
32



El dicho “De tal palo, tal astilla”, justifica de manera perfecta estos cuatro hijos que siguieron los pasos de sus padres en el béisbol y lo hicieron de una manera exitosa. Los dominicanos Felipe y Moisés Alou, que entre los dos tuvieron 34 años de experiencia en las Mayores y pegaron más de 4,200 imparables, 500 cuadrangulares y 750 dobles. Y eso no incluye los 14 años de Felipe como dirigente de los Expos y Gigantes.

Los hermanos de Felipe, Jesús y Mateo, jugaron cada uno 15 temporadas en las Grandes Ligas, con el último también consiguiendo WAR de más de 20. Su primo José Sosa, lanzó brevemente en la Gran Carpa y su sobrino Mel Rojas jugó por 10 campañas y consiguió 126 rescates.

Bobby Bonds y Barry Bonds: Los Bonds son los únicos dos jugadores en la historia en pegar al menos 300 jonrones y robarse al menos 400 bases, también son los únicos en llegar a 20 bambinazos y 20 estafa en 10 temporadas diferentes.

Estas figuras lograron jugar juntos con los Marineros en 1990 y 1991, famosamente volándose la cerca de manera consecutiva contra los Angelinos el 14 de septiembre de 1990. En ese momento, Griffey padre estaba al final de una carrera de 19 años que incluyó tres convocatorias al Juego de Estrellas y par de anillos de Serie Mundial con los Rojos. Su hijo logró 630 Jonrones y 10 Guantes de Oro, Griffey Jr. entró al Salón de la Fama en el 2016.

Ambos, de manera increíble, terminaron con 319 vuelacercas en su carrera. Cecil fue segundo en las votaciones al Jugador Más Valioso de la Liga Americana con los Tigres en 1990 y 1991, cuando sacudió un total de 95 bambinazos y remolcó 265 carreras. Prince conectó 50 cuadrangulares en el 2007 y fue un bateador más exitoso que su padre, con OPS+ de 134 en su carrera. Desafortunadamente, una lesión en el cuello lo obligó a retirarse antes de tiempo en el 2016, a los 32 años de edad.



Source link